MENU
Conclusion

by • June 20, 2016 • Estuardo MeloComments (0)762

#Ecuador EN CONCLUSIÓN Por Estuardo Melo

EStuardo meloNueve años en funciones y uno más en espera, son demasiado tiempo especialmente si el dogma ideológico llevó al gobernante a incurrir en graves equívocos, con irreparables consecuencias…

Aunque demasiado tarde, los ecuatorianos nos vemos abocados a enfrenar la situación del país sumido en tal nivel de crisis, que toda la estructura de lo que hoy se conoce como el Estado Ecuatoriano, puede venirse literalmente abajo, incluida la posibilidad de un futuro viable.

Todo indica que la verdadera finalidad de Rafael Correa en la Presidencia del Ecuador fue  esa. Llegar a una descapitalización total del país, endeudarlo de manera agresiva, costosa e impagable y evitar que el mayor recurso económico proveniente de la explotación petrolera, sea imposible de utilizar en los próximos 10 o 15 años y de manera enfermiza esperar que los nuevos gobiernos, traten desesperadamente de recuperar la situación económica tan venida a menos y volver para hacer lo que más desea, fungir de dueño. Con eso, ya cumplió con su cometido Macro, lo demás son insignificantes detalles.

Ahora él y sus ministros se han dado a la inaceptable tarea de negar que hubieran contado con la mayor fortuna habida en el país en todos los tiempos, achicando cifras de ingresos y tratando de demostrar que el gasto fue inversión y la inversión ahorro; pero en verdad fue un enfermizo despilfarro para cumplir la consigna única. Hablan hasta por los codos de asuntos intrascendentes, interponen discusiones estériles para despistar, pero callan sistemáticamente cuando se pide explicar su  perversa actitud, para al menos, poner las cuentas en claro, evaluar la dimensión de la crisis, aceptar la profundidad de la corrupción en su gobierno y principalmente decir si vislumbraron en algún momento un plan para pagar la enorme deuda contraída, que no termina de crecer.

Al parecer, ni el propio Presidente, envuelto en el mareo de su interminable farra billonaria, tiene alguna claridad sobre lo que aconteció cuando se vio sin un solo centavo en las arcas fiscales. De hecho, no tiene ni para pagar el salario de los empleados públicos de cada mes.

A estas fechas, no se puede entender, porque no han hecho explícito cálculo alguno, del valor que necesitan ir “consiguiendo” mes por mes como préstamos o venta de activos productivos al apuro y al menos estimar las cifras que alcanzará el endeudamiento, hasta que el funesto mandato termine en el 2017. Eso sí, tienen la desvergüenza de decir que la inversión extranjera está llegando, porque han vendido hasta la soberanía en el puerto de Posorja. Lo cierto es que han acumulado una deuda de cuarenta y cinco mil millones de dólares y un déficit presupuestario real de diez mil millones, que deberá ser también resuelto con crédito.

Solamente tres o cuatro diferencias nos salvan de estar en el mismo predicamento de hambre, escasez  y delincuencia que Venezuela: haber estado dolarizados, que no hayan prosperado las brigadas de choque porque se comieron los fondos que destinaron, que el ejército no logró ser politizado y el que haya dejado los ímpetus nacionalizadores y confiscatorios a empresas y personas para el final porque que al parecer su broche de oro son las Leyes que piensa aprobar en la Asamblea, a pesar de que ya tiene a su haber varios actos confiscatorios, no solamente de bienes sino también de derechos.

Para llegar a su último y más preciado objetivo -el descalabro económico del país- ha tenido que superar varios obstáculos, que bien analizados, resultan ser graves atentados en contra de la Estructura del Estado, de la Estructura de la Constitución y de la Ley.

  • Contrató obra pública con sobreprecio
  • Bloqueó la fiscalización y facilitó la corrupción con decretos de emergencia,
  • Entregó activos productivos a cambio de anticipos de liquidez,
  • Cedió soberanía en Posorja,
  • Sobre estimó salarios y homologaciones,
  • Agigantó al aparato estatal y administrativo,
  • Auspició obras innecesarias, verdaderos elefantes blancos,
  • Realizó donaciones a países extranjeros,
  • Ha dejado sin sostenibilidad económica hasta a sus propios programas,
  • Ha realizado adquisiciones que son un lujo para cualquier país,
  • Ha realizado malas negociaciones petroleras,
  • Ha perdido todos los casos de controversia internacional y ha tenido que pagar millonarias sumas,
  • Ha deprimido al sector productivo con Leyes inconsultas,
  • Quebró al IESS
  • Generó incremento de costos
  • Endeudó al país
  • Ha puesto en grave peligro la dolarización
  • Provocó iliquidez de los medios de pago

Para cumplir con su objetivo Macro, inobservó la Constitución, con relación a sus deberes y obligaciones:

  • Descuidó la planificación para el desarrollo nacional,
  • No consiguió erradicar la pobreza ni promover el desarrollo sustentable,
  • No hubo evaluación ni control de los procesos en ejecución, tanto de los entes de control, cuanto de la Asamblea Nacional.
  • No hubo adecuada distribución del ingreso y riqueza nacional, incentivo a la producción ni estrategias para inserción en la economía mundial o políticas para la integración regional.
  • Su gobierno es responsable de la inestabilidad económica que generó con su gestión errada, sin producción de empleo sostenible, desoyendo el Art. 286 dispone que las finanzas públicas deben conducirse en forma sostenible, procurando estabilidad económica y transparencia.
  • Contratación deuda, sin contar con la autorización de un comité para su financiamiento conforme lo estipulan los Arts. 289,290 y 291 de la Constitución.
  • Siempre presentó el Presupuesto del Estado con déficit y el último con supuestos falsos. Se dispuso de los excedentes del valor del barril de petróleo.
  • No existe auditoría del gasto ni de la correcta gestión de su gobierno.

En la ejecución de la obra pública, auspició irregularidades que devinieron en actos corruptos:

  • Decretos de excepción
  • Falta de transparencia y concursos
  • Decretos para facilitar la corrupción – activos intangibles – giro específico del negocio- modificaciones contractuales con petroleras
  • Sobreprecio, contratos ficticios, contratos complementarios, estudios mal ejecutados.
  • Crédito costoso
  • Funciones del Estado cooptadas
  • Inicio de obras sin contar con financiamiento
  • Negocios turbios

Quién puede entender, menos justificar las razones que pudiera esgrimir para tales desafueros, que pusieron en peligro la sobrevivencia del estado, su propio país, a sus compatriotas. Solamente el irracional impulso de una mente enferma, que llega al poder, para hacer justamente lo contrario de su deber como gobernante.

Es Rafael Correa el repudiado Catilina de nuestro tiempo?  Si fuera así, debería al menos contestar:

¿Hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?
¿Hasta cuándo esta locura tuya seguirá riéndose de nosotros?
¿Cuándo acabará esta desenfrenada audacia tuya?

¿Qué lo llevó a neutralizar esta oportunidad única de los ecuatorianos para pensar en un desarrollo armónico, al despilfarrar sus bienes?

¿Cuál sería el siguiente paso luego de la descapitalización, desdolarización y quiebra del país?

¿Cree que el punto de quiebre está cerca, para pasar a constituir el sistema político que sustituiría al que hoy tenemos?

¿Piensa que podrá salir incólume de la situación de grave crisis económica, moral e institucional a la que nos llevó?

¿No está de acuerdo que lo más justo, ante los resultados y tan absurdas intenciones, deba ser juzgado por los tribunales?

O es que creyó que su mandato era un cheque en blanco sin deberes ni responsabilidades. No, Señor Presidente, se equivocó!

Conclusion

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *