MENU
reconstruccion-economica

by • December 19, 2016 • Carlos RiveraComments (0)446

#Ecuador En búsqueda de la reactivación Por Carlos Rivera

Carlos RiveraLa crisis se le fue de las manos al actual gobierno y la reactivación será una asignatura pendiente para la siguiente administración. En esa perspectiva conviene revisar los factores que explican la persistencia del bajo crecimiento y sugerir algunas recomendaciones para revertir este escenario, que en las primeras previsiones del Fondo Monetario Internacional podía alcanzar hasta 2020.  

La falta de dinamismo obedece claramente a una caída pronunciada de la demanda, especialmente del consumo de hogares y la formación bruta de capital fijo. Una primera explicación es que está asociada a los fundamentos macroeconómicos en rojo del déficit fiscal y la deuda pública.

La segunda explicación pone énfasis en que la caída de la demanda se encuentra explicada por el fin del súper ciclo de los precios del petróleo y los vientos desfavorables de la economía mundial, aupados con bastante fuerza por la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca que alimenta incertidumbre sobre el alza de las tasas de interés y un regreso a las políticas proteccionistas comerciales, que en nada ayudan a empujar el carro de la recuperación.

Una tercera explicación es que la economía está atrapada por la desconfianza que generan las reformas tributarias y ese discurso incendiario que se reavivó fuertemente en los funerales de Castro y que asusta a los mercados, entorpeciendo cualquier proceso de reactivación.   

En estas condiciones y teniendo claro el panorama de los factores propagadores de la crisis, sería ideal aplicar una política fiscal expansiva y más activa, pero el problema es que el gobierno no solamente que se farreo todos los fondos y no tiene ahorros para nada, sino que nos deja en el límite de la capacidad de endeudamiento, por lo que para todo efecto práctico estamos con las manos atadas en cuanto al manejo de la política económica en el corto plazo, si consideramos que de política monetaria tampoco podemos hablar, al estar dolarizados.

De allí que la tan ansiada reactivación no llegará si es que antes no le sometemos al fisco a una cirugía mayor de ajustes fiscales y a la par demos un giro de 180 grados en la dirección de las políticas gubernamentales de largo plazo, a fin de generar credibilidad en los mercados que permita activar procesos de inversión en la empresa privada, que por otro lado me parece que están solo esperando un poco de claridad de un cambio de rumbo en el escenario electoral para hacerlo. Al final del día me parece que la suerte de la economía ecuatoriana depende casi exclusivamente de la voluntad de invertir del sector privado, por lo que cabe preguntarnos ¿Qué puede provocar una explosión de la inversión privada?

La respuesta va por revisar el aporte que el Estado hace al crecimiento y ello no solo tiene que ver con volver a cuidar los fundamentos de la estabilidad macro, sino garantizar la institucionalidad para el buen funcionamiento de los mercados y de la inversión, así como  destrabar todo ese sistema sobre regulatorio tóxico y esa infranqueable maraña de trámites, procedimientos, multas y otros pedidos desquiciados con los que el Estado se relaciona con los individuos y las empresas. En definitiva debemos dejar atrás ese carácter inquisidor del estado que ha hecho metástasis y no es susceptible de arreglo, y reemplazarlo por uno nuevo de carácter proactivo.

Cuando digo proactivo, me refiero a dejar aquellas políticas que conduce a un Estado simplemente seguidor del entorno electoral y del liderazgo de actores sociales más que por el interés social de largo plazo, impulsar reformas estructurales que resuelvan las fallas de coordinación entre los actores como la protección de los derechos de propiedad y el cumplimiento de los contratos, así como organizar acciones coherentes por el aumento de la productividad y una clara delimitación del ámbito de su accionar. En la mayoría de las experiencias exitosas de desarrollo económico y social se encuentra un Estado con este carácter, como Alemania, los países de Escandinavia, Suiza, Japón, Corea, entre otros, debiendo recordar finalmente que para impulsar un crecimiento sostenible, no hay atajos fáciles, como lo hemos podido probar en estos últimos casi 10 años.

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *