MENU
glas Moreno f

by • April 6, 2017 • Estuardo MeloComments (1)1383

#Ecuador EN BANDEJA DE PLATA Por Estuardo Melo

A cinco millones de votantes incumbe demostrar su indignación frente al fraude urdido por las mentes de cloaca perfectamente identificadas en Alianza País. Luego de diez años de un ejercicio inapropiado y abusivo, tenían que empeñarse en mantener por cuatro años más su  forzoso dominio político, para amortiguar la consecuencia nefasta.

EStuardo meloAlianza País y el gobierno de la “revolución ciudadana”, acaban de ofrecer el cargo indeseable a su ex-vicepresidente, Lenín Moreno para que ocupe una posición para la que no está ni de lejos capacitado. Será una marioneta en poder de los acólitos de Correa, en un torbellino en el que deberá lidiar con la profundización de la quiebra del país, misma que extrañamente si siquiera la ha considerado. Un encargo que es el presagio del estoconazo final a la ya agonizante situación socioeconómica imperante.

Para conseguirlo, lo mantuvieron en Ginebra por dos años,  le consiguieron una nominación como enviado especial de la ONU; le asignaron un buen presupuesto para él y su séquito, incluidas giras y servicios, con el objetivo  de caracterizarlo como el GRAN AUSENTE, que regresa del exilio para apuntalar el desgaste del gobierno,  dar continuidad a los “postulados revolucionarios” con plan prefabricado, pero principalmente para asegurar impunidad y la salida discreta para los corruptos del gobierno. Una suerte de marioneta presta a acomodarse a las estrategias de sucesión.

Sabiendo que mantiene alguna aceptación por la misión Manuela Espejo para los discapacitados,  que provoca conmiseración y simpatía de sus partidarios y frente a la opción de Jorge Glas, personaje sin carisma y con una negra nube como halo permanente y la auto exclusión de Rafael Correa que se negó a continuar en tiempo de la crisis que él mismo engendró, de la que evita hablar.

Les costó grandes esfuerzos levantar esa candidatura, especialmente por las naturales limitaciones del candidato. Parapléjico como es, con sus limitaciones de movilidad que necesita asistencia permanente; hemos visto un Lenin Moreno con dificultades de  expresión oral, pobre de contenidos, segmentada y monótona, pero especialmente con una enorme incapacidad de diagnóstico respecto a lo que un futuro mandatario debe formular, para convencer a sus posibles adherentes sobre las soluciones nacionales, especialmente por la crisis económica de nefastas consecuencias, cuya evaluación nunca quiso abordar.

Si Correa, un vivaracho engañoso, capaz de comerse al cuento a todo el mundo, pero igualmente incapaz de gobernar bien, que tuvo todas las posibilidades para tener éxito, pero deja al país en una inmunda crisis, qué podemos esperar de Moreno, con profundas limitaciones intelectuales, pretendiendo gobernar en tiempos en que solamente alguien brillante puede sacar al país del pantano en que se encuentra.

En probable eso sí, que sus ofertas y su desentendimiento de la situación económica real en que el país queda, sean sinónimo de  profundización de la crisis, para llevar al país al punto de quiebre de la transformación hacia el comunismo, confiscar los bienes privados y conformar la “Propiedad Republicana” tan  valorada por René Ramírez y el SEMPLADES, manteniendo por algún tiempo más los mil millones de crédito mensual.

Adicionalmente, en forma paralela su costosa e indelicada estadía en Ginebra, los contratos de conferencias del humor, obtenidos por tráfico de influencias y los millonarios viáticos durante su ejercicio de gobierno, requerían un estrategia de disimulo.

Su discurso y sus propuestas son mediocres y pueriles en el ámbito conceptual y político. Solamente parece que le interesó conseguir votos. En su cursilería,  quiso posesionar como ideas fuerza de su campaña, al bolero de Los Panchos “toda una vida” y una “misión ternura” para basar sus ofertas preñadas de populismo y engaño a sus partidarios. Engaño porque jamás consideró la realidad económica en que está sumido el país para ofrecer la construcción de 350.000 viviendas, incremento de bonos de ayuda y pago de pensiones a ancianos, sin contar con una base financiera realista que pudiera hacer factible su oferta. Solamente las 350.000 viviendas pueden requerir de 11.500 millones de dólares, con los que el descalabro gubernamental no cuenta.

Durante la campaña se la pasó diciendo SÍ a todo y ofreciendo imposibles, denotando un desconocimiento o una velada ignorancia de la real situación del país, probablemente por no querer comprometer más la mala reputación de su adlátere. Tanto así, que por sí mismo no habría recuperado un solo voto. A todo eso hay que sumar, la carga que representó para él, la forzada carga de su binomio presidencial, el vicepresidente en funciones, a cargo de los sectores estratégicos, que es el área plagada de corrupción comprobada del cual debe haber sido su mayor beneficiario y por esas razones tuvieron que implementar una campaña paralela para tratar (inútilmente) de disimular su desprestigio. Es muy probable que deba renunciar, cuando los casos se aclaren.

Qué se puede esperar de un candidato que ya cree ser presidente, se desentienda de la realidad del país, que evite debates con su opositor por no tener argumentos en contrario, que por tanto no tiene propuestas para revertir la situación que se avecina. Será entonces que sus ofertas las va a financiar con más deuda, que va a radicalizar, como ya lo anuncian sus colaboradores en confiscación y reparto, para que la revolución continúe; que a falta de medidas la dolarización se pierda, que en lugar de sustentar alaguna propuesta coherente, se ponga a cantar.

El gobierno repartió, a modo de campaña electoral 3.000 millones de dólares de ayuda a damnificados de Manabí como si fuera dinero de campaña y el Presidente se ha pasado inaugurando obras durante todo el último mes, para crear una imagen positiva.

Todos los recursos del Estado fueron movilizados para apoyar la campaña de Lenín Moreno. Seguramente él no gastó un solo dólar de su bolsillo. No les importó violar las disposiciones legales al respecto.

En resumen, un candidato inepto, un binomio cuestionado por corrupto, cargando el peso de un gobierno que deja al país en zoletas, cuyos ministros huyeron del país y otros funcionarios están sentenciados, necesitaba de una campaña en que se intente todo, hasta lo imposible, para evitar una estrepitosa pérdida, que sería sinónimo de una censura al correísmo, fuente de todos los males que vivirá el Ecuador a partir de estas fechas en adelante. Entonces, el único recurso a mano, lo tiene el CNE y el compadre del Presidente.

Habiendo conocido por diez años a los protagonistas del gobierno, puede asegurarse que para ellos el fin que persiguen justifica todos los medios de que pudieran valerse, sin límites éticos, ni reservas morales. Corrompieron la campaña, ante la ausencia de carisma de su candidato,  posesionando apelativos como “banquero” y ligar al candidato al  feriado bancario. Los medidos incautados no hablaban de otra cosa que del feriado y el “banquero” Lasso, saturándolos en una suerte de bulling o acoso permanente. Al menos 40 horas en un solo canal  estatal repetía el bombardeo.

En otro intento por disminuirlo, orquestaron una emboscada en la tribuna del estadio, con una turba de asalariados que pretendían humillarlo públicamente, maltratando físicamente a él y a su familia, que poco antes fueron ovacionados. Eso es motivo de furia para Correa, a quién las concentraciones le dedican el clásico “fuera Correa fuera”.

Tanto el fraude, el acoso mediático como la emboscada, son propias de una mente sucia, llena de mezquindad y vileza, de un personaje mediocre y oscuro, permanente funcionario del régimen y ahora jefe de esa campaña política.

Qué habría sido si a su contendor, los opositores lo trataban como el guerrillero Moreno, el Alfaro vive Moreno, el contrabandista Moreno o el mantenido Moreno, que son apelativos que sí corresponden y que no tiene otros a los que se pueda recurrir. Hemos sido tan delicados que no hemos averiguado su prontuario como guerrillero, especialmente en su vinculación con el conato de secuestro a un banquero (qué coincidencia). En qué participó, cuán violento fue, cuántas vidas fueron cegadas en sus tiempos.

Entonces, se implementa una campaña electoral con una dosis de estafa. En la primera vuelta, se consigue aproximar al oficialista Moreno al 40% de los votos, fácil tarea ya que tenía un 30% de preferencia para forzar su porcentaje y reducir al opositor más fuerte a menos del 10%. Les falla el cálculo y no les queda más que ir al balotaje. Lo que si consiguen es llevar a la Asamblea a un buen número de asambleístas, la mayoría de los que fueron mal calificados por su actuación previa. Buen intento, el fraude ayudó.

En la segunda vuelta, 1795 actas cuestionadas dan cuenta de una manipulación grotesca, en la que se invierten los votos para favorecer a Moreno. Todos conocemos de la incondicionalidad del Presidente del CNE con el régimen de Correa y las decisiones en estas elecciones y posiblemente el fraude orquestado fue de su autoría. Una llamada déspota que se ha filtrado, da cuenta de la orden para distorsionar los resultados y cómo “Juan Pablo” es prevenido de las consecuencias de violación sexual y evasión si no modifica resultados.

Al momento, las dudas cunden, las cifras no coinciden, se exige aclaración a todo y el país se enciende. A pesar que Moreno se siente entronizado, tendrá que esperar la revisión y probablemente devolver el cetro y la corona, como castigo a la mala fe con que actuaron.

En verdad, lo de indeseables no les quita nadie!  Ay Lenín, sinceramente te deseo que pierdas. No vas a poder enfrentar el reto.

cuadro est

happy wheels

Related Posts

One Response to #Ecuador EN BANDEJA DE PLATA Por Estuardo Melo

  1. Estuardo Melo says:

    La hoja de cálculo que se adjunta, es de autoría de Rubén Moreno Gómez, quién establece que las cifras de votos que constan en el CNE, son re-calculadas con un incremento o disminución del 5%.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *