MENU
diosito verde

by • March 2, 2017 • Adrian ZabalaComments (0)2544

#Ecuador “DIOSITO ES DE LA 35” Por Adrian Zabala

El presidente socialista de un estado laico apela a la intervención divina para que el milagro de la multiplicación de los votos le favorezca al candidato de su movimiento político. Con una andanada de absurdos, el señor presidente Rafael Correa intenta convertirse en mártir de supuestos demonios que buscan atormentar su noble, purísimo e ingenuo espíritu. Dice que “Diosito ha impedido que sigan con el fraude” refiriéndose a la candidatura del Señor Guillermo Lasso, al que intenta acusar de un fraude electoral cuando el país entero sabe que hubo fraude a favor de la 35. Son por demás elocuentes los videos subidos a las redes sociales. El CNE se hace de la vista gorda anta tanta evidencia y apela a una estupidez para no hacer nada al respecto: que no hay ninguna denuncia presentada. Cómo se puede presentar denuncia por parte de la oposición si ya sabemos lo que sucederá ¡absolutamente nada! Con lo que presentar una denuncia es una absoluta pérdida de tiempo.

Adrian-Zabala-150x150En una demostración asquerosa de repugnante cinismo, el oficialismo ha querido convertirse en la víctima de un fraude por no haber ganado en primera vuelta. Han salido como energúmenos a defender un triunfo inexistente, se han presentado ante los medios de comunicación con actas de escrutinios en las que dicen hay inconsistencias numéricas, pero olvidan que son ellos, a través de sus esbirros, los que manejan el control electoral. La calentura se les subió tanto a la cabeza que acusaron al mismísimo compadre de Rafael Correa, Juan Pablo Pozo presidente del CNE, de haber recibido dinero por anunciar que hay segunda vuelta electoral. Llegaron al colmo de ordenar a la vicepresidenta del CNE a que encare al presidente Pozo para decirle que hay “un terrible mal entendido” y que no se puede anunciar esa segunda vuelta hasta que el conteo oficial termine. Toda esta artimaña organizada con la esperanza de que “lleguen” más votos. Esperanzas vanas porque tuvieron que conformarse y resignarse. Los votos no llegaron para lograr el 40%. Ni siquiera con triquiñuelas lo lograron.

Con asombro el país es testigo de los dislates del Jefe de Estado. En su febril y poco cuerda imaginación, llega a decir que la oposición ha contratado actores para que finjan llevar actas electorales en mochilas, cubriendo de esta manera a las decenas de personas que, sin ningún tipo de resguardo policial, llegaban en carros particulares a las delegaciones provinciales del CNE. Curiosa manera la de hacer fraude la de la oposición, que permite al oponente levantarse con la mayoría en la asamblea nacional, ganar la consulta popular y quedar a medio punto de lograr la presidencia de la república, fueron tan cojudos los opositores que hicieron fraude para perder. Así sería si seguimos la lógica del señor presidente.

Carentes de un argumento racional que les permita canalizar su frustración, miedo y rabia contenidos. Hacen gala de su recontra usada estrategia del divide y vencerás y echan mano de la lucha de clases para decirnos en la cara que los seguidores de Lasso son todos pelucones y explotadores. Muestran indignados una fotografía en la que un señor se hace limpiar los zapatos con un niño. Esa foto, para los socialistas de pacotilla, es la muestra palpable de la maldad de la candidatura de señor Lasso. Pero olvidan que ellos son socialistas, que han gobernado diez años, que han dispuesto de la mayor fortuna de la historia nacional, que día y noche nos han repetido que el país ya cambió, que el pasado no volverá, que ellos han logrado una distribución equitativa de la riqueza, que su mayor logro como gobierno está en las áreas sociales, que dos millones de personas han salido de la pobreza. Entonces, que expliquen por qué un niño tiene que salir a lustrar zapatos para ganarse unos dólares. El culpable de la situación de ese, y de miles de niños en el Ecuador,  no es el señor que accede al servicio que presta ese niño, porque sería hasta inhumano decirle no quiero que limpies mi calzado y verlo marcharse triste. En todo caso esa criatura es un emprendedor, alguien que ha visto una oportunidad y la aprovecha. Los culpables de que ese niño tenga que trabajar son los miserables ladrones que se han robado el dinero de los ecuatorianos y le están robando el futuro a millones de niños y jóvenes.

No conformes con buscar enfrentar a los ecuatorianos usando a Manabí y falseando voces de opositores para insultar a esa noble provincia. El señor presidente ha llegado al extremo ridículo de cuestionar el uso de smartphones. Le atribuye su uso solo a los pelucones y a los seguidores de Lasso. Según el presidente, los miles de electores indígenas de la provincia de Chimborazo que votaron por Lasso son añiñados y tener whatsapp en un celular convierte a su dueño en pelucón.

Cosas graciosas las que dice el señor presidente Correa. Descalifica al que hace uso de la  tecnología. Pero saca pecho con su obra insignia: Yachay. En la que ¡Oh, sorpresa! Se desarrolla, según él, la más moderna tecnología del planeta. “Universidad” a la que llegarían las empresas más importantes del mundo como Microsot y otras de ese mismo nivel. Según el presidente, el uso de smartphones ahonda la brecha social, nos vuelve ciudadanos de distinta clase, nos enfrenta como sociedad entre los que los tienen y los que no los tienen. Una nueva teoría social digna de la mente brillante del mejor economista del mundo. Entonces, quienes serán los beneficiaros de todos los descubrimientos y todo el desarrollo de tecnología de los genios de Yachay. Será que todas esas maravillas no deberían llegar al populacho para que no se vuelva pelucón. Porque si eso pasa marcha la revolución ciudadana. Esa revolución que se nutre de la pobreza y de la ignorancia. Con sus palabras el señor presidente está corroborando lo que el mundo ya sabe: que lo único capaz de producir el socialismo son pobres y pendejos. Pobreza porque se roban todo y pendejos los que quieren seguir comiendo cuento.

El señor presidente se convierte, por obra y gracia de su lengua, en un moderno colonizar. Parecido a esos españoles que llegaron a nuestras tierras mostrando la cruz de Cristo y diciendo: “Diosito está con nosotros”…

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *