MENU
glas correa moreno

by • May 15, 2017 • UncategorizedComments (0)1144

#Ecuador DE PRONÓSTICO RESERVADO Por Estuardo Melo

Debemos estar conscientes que el Ecuador va a atravesar duros momentos por la descomposición de su economía, el desajuste Institucional y Legal que dejarán como consecuencia retrocesos en el tejido social, las áreas productivas, financieras, educativas, culturales, de asistencia pública, es decir un impacto enorme a la sociedad civil en todos sus niveles. Podemos decir que en este ámbito, el discurso de la equidad se cumplió, porque nos afectó a todos por igual.

EStuardo meloTodo conspiró para que lleguemos a esta alta situación de riesgo, al no haber tenido la capacidad para organizarnos ni comprender cuáles son los aspectos sobre los cuales debemos poner atención, unir esfuerzos y  desarrollar criterios; razonamientos y decisiones que nos permitan avanzar como un conglomerado que capaz de avanzar con certezas hacia el desarrollo.

La turbulencia política, la ineptitud administrativa y la falta de buen liderazgo nos hizo creer en milagros y entregarnos fácilmente a ofertas insustanciales, que fueron propuestas con engaño y consolidadas de forma truculenta, para luego de un ejercicio  engañoso, ruin y con las peores intenciones, llegar a la conclusión que el País ha sido devastado y su única y especial ocasión de desarrollo, desperdiciada.

Más grave aún, que ante tal evidencia de desastre integral de los resultados de diez años de correísmo, no hubo suficiente entereza, nobleza ni buen criterio para enfrentar un período de transición ante la debacle y el desequilibrio provocado.

Ante lo irreversible de la situación, al ver que la crisis económica se agudizaba a cada instante; al tener evidencia de la iliquidez de la caja fiscal, al comprobar que no había  sustentabilidad de los servicios, de la deuda ni de los gastos de la administración pública; al ver que la economía del país entraba en recesión sucesiva, seguimos como si nada. Como si el país iba a sobrevivir gracias a algún nuevo milagro y en lugar de asumir la consecuencia del desastre, vimos con indiferencia la situación política y nos comportamos como en cualquier otra época de elección, dejando que se manipulen los procesos, las candidaturas, las inscripciones, la Constitución y la ética pública.

Por qué no asumieron los grupos políticos la bandera de la concertación? Cuál fue la razón para que ante esa venenosa campaña populista, llena de vicios y sofismas, no se pudiera conformar un frente unido para proponer los objetivos fundamentales del país para los próximos cincuenta años, llegando a consensos firmes y evaluaciones realistas.

Fueron los personalismos los que primaron. Guillermo Lasso había adelantado su postulación, mientras por otro lado se llamaba a una unidad atraída por la posible candidatura de Jaime Nebot y las izquierdas querían también unirse entre sí para luchar contra el enemigo común instalado como sanguijuela en el gobierno, dejando al Fisco, cada vez más exánime.

No fueron capaces de llegar a concretar una unidad por puro sectarismo, dejando al Ecuador en manos del  correísmo en su apremio por mantenerse en el poder, por la necesidad de cubrir su retirada, dejándolo en las mismas manos que habían saqueado el país durante diez años. Sabíamos que no iban a tener el menor escrúpulo para perpetrar un  fraude.

Otro sería ahora el destino del Ecuador, al menos con alguna salida a la vista, si estos tres grupos habrían pensado un poco más en su país, para apoyar una concertación de partidos como en el Chile de los 90´s para salir de la dictadura de Pinochet, o de la Mesa de Unidad Democrática de Venezuela, que ha luchado sin cuartel contra los gobiernos de Chávez y Maduro que han causado el mismo efecto que ahora sufre el Ecuador.

Es difícil imaginar a Chile sin su concertación y a Venezuela sin su MUD. Es fácil ver las consecuencias que vamos a tener que afrontar los ecuatorianos a causa de nuestra negligencia. Ya están a la vista y en poco tiempo las estaremos viviendo. Dolarización al borde del colapso, dólar electrónico sin respaldo en circulación, dólares reales saliendo para el pago de deudas, más deuda no-sustentable, corrupción sin auditoría, servicios paralizados por iliquidez del fisco, autoridades en la impunidad, Justicia al servicio del mandamás de turno, protegiendo a corruptos y corruptores, instituciones co-optadas, fraude electoral sin auditoría, camino libre al comunismo.

Y muchos todavía se preguntan por qué. No internalizan en sus mentes que todo tiene un solo responsable: Rafael Correa. Ser dañino lleno de complejos, íncubo de odio, en permanente afán de desquite. Todos fuimos objeto de su venganza. No le dio la gana de permitir que el País tomara la senda del desarrollo. Por el contrario, la boicoteó.

  • Nos quiso imponer a fuerza una ideología llevando al aparato estatal a emitir Constitución, Leyes, cooptar poderes y acciones gubernamentales para cumplir con los objetivos del buen vivir, que eran la ruta hacia el Castro-comunismo.
  • Para poder confiscar, desvaneció la inmensa fortuna que el país obtuvo por venta de crudo, transformándola en gasto corriente, salarios, homologaciones y consultorías.
  • También contrató obra pública con sobreprecios, bajo decretos de emergencia, en contratos a dedo, con sobornos de por medio, muchas calificadas como elefantes blancos innecesarios, con el objeto de enriquecerse ilícitamente.
  • Su gobierno ha sido parte de una cadena de corrupción con empresas extranjeras, empresas y cuentas of-shore, testaferros, tráfico de influencias lavado de activos y delincuencia organizada.
  • Desvaneció de las finanzas públicas, DOS CIENTOS CINCUENTA MIL MILLONES DE DÓLARES se hicieron humo.
  • Obtuvo 12.000 millones de los fondos del IESS, pero por la quiebra fiscal no van a poder devolverlos.
  • Al dejar ilíquida a la caja fiscal y no tener dinero para pagar sueldos y compromisos previos, entró en un endeudamiento frenético que llegó al ritmo de UN MIL MILLONES DE DÓLARES mensuales desde el 2016, hasta la fecha. Deuda a la mayor tasa de interés del mercado y al más corto plazo.
  • Entregó activos productivos del país, por su necesidad de fondear al fisco, previamente arruinado por él.
  • Nunca previó con qué dinero se pagaría los créditos obtenidos una vez que esos plazos vencieran.
  • La deuda de cincuenta mil millones de dólares que deja su gobierno significa que se ha gastado anticipadamente el equivalente de dos ejercicios fiscales.
  • Al mayor ingreso del país, el petróleo, lo prendó hasta el 2026, para recibir dineros anticipados por su afán compulsivo por contratar obra.
  • Nunca antes en la historia del País, se ha registrado una irregularidad contractual tan enorme, un sobreprecio tan alto, un abuso de los fondos públicos, una corrupción tan rampante, como en el gobierno de Rafael Correa.

Muchos de los aspectos señalados, son flagrantes faltas en contra de las obligaciones constitucionales que debió acatar.

Quién, ecuatorianos, puede tener una mente tan torcida, o haber llegado a distorsionar de tal forma su entendimiento, para tener como consigna acabar con la economía de un País, justo en el momento en que se pudo lograr un despegue, porque contaba con dólares reales para financiarlo. Solamente un loco desquiciado, enfermo mental como Rafael Correa, quién, en lugar de reconocer sus errores, dice que deja un País en marcha, cuando en realidad nos deja quebrados!

Frente a lo anterior, deja al nuevo gobierno atado de pies y manos, sin alternativas de ejecución, sin dinero en caja, endeudado y sin recursos de pago, en un seguro camino hacia el fracaso. Ninguna de las ofertas de campaña de Moreno podrá ejecutarse.

Un seguro fracaso. Si no utiliza las mismas líneas de crédito que utilizaron los ministros de Correa, si no sigue vendiendo los activos productivos del país que todavía quedan disponibles, como las hidroeléctricas, si no mantiene una hipoteca abierta con prenda petrolera, prolongando los años de pago con barriles, no existen otras fuentes de financiamiento para el enorme gasto fiscal y el gigantesco déficit. Cada mil millones de incremento de la deuda, significa años de recesión y subdesarrollo.

Sin una revisión sustancial de salarios (a la baja), de subsidios de combustibles, de bonos de pobreza y de todo lo que significa recorte del gasto anual, no hay soluciones a la vista.

Lenin Moreno no parece estar dispuesto a hacerlo ni a reconocer que la crisis económica existe, es grave y que el Ecuador está en peligro de una quiebra económica inminente. Esa quiebra, significa fuga de divisas y salida de dólares para pago de deudas y una economía dolarizada sin dólares, no es posible. Por eso quieren reemplazar los dólares por moneda electrónica.

Cualquier gobierno, lo primero que debe hacer es reconocer la situación del País y construir un escenario macroeconómico en que se pueda tener certeza sobre sus indicadores y las brechas que han sido acrecentadas por la pésima administración de Correa.  A partir de esos indicadores, buscar la sostenibilidad de los programas del gobierno, para evitar que esas brechas sigan profundizándose.

Cómo se puede entender que se quiera nombrar al economista Carlos de la Torre, quién en los últimos tiempos se ha pasado tratando de justificar todos los errores del anterior gobierno. Eso significa mantenerse en las peores aberraciones. O, reunirse con Yanis Varoufakis, que es la antítesis de la dolarización con la tesis de la moneda electrónica, que en las actuales circunstancias, será una moneda sin respaldo ni confianza pública. El gabinete que se anuncia, es lo peor que queda del régimen correísta.

En general, Lenin Moreno mantuvo hermetismo sobre propuestas para su gobierno. Su oferta insustancial y cursi, solamente buscaba votos, no se ve que tenga una clara idea de gobierno, perspectivas nacionales ni ideas para salir de la crisis. Todo lo contrario. Ha creado una percepción de desmarcarse respecto a su futura tarea como gobernante.

La única razón para ello, es que ya le dieron la tarea realizada desde el gobierno de Correa y sabemos que seguir esos instructivos, es seguir hundiendo al País.

Cómo se puede entender que hubiera mantenido reuniones con el Contralor, el nuevo Fiscal General sin marcar claras ejecutorias respecto al comportamiento anterior y a las vinculaciones de los funcionarios. Lo mínimo que podía hacer es pedir que renuncien, especialmente los jueces que sentenciaron a favor de Correa, por su influencia y de Alexis Mera. Si no lo hace, es porque el statu quo se mantiene, para cubrir la retirada. Si no reaccionamos, quedaremos atrapados en la red correísta, hasta su indeseable regreso!

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *