MENU
Montalvo correa

by • August 20, 2016 • Estuardo MeloComments (0)1187

#Ecuador DE LA PLUMA DE JUAN Por Estuardo Melo

EStuardo melo

Comienzo por transcribir algunos pensamientos de JUAN MONTALVO,  haciendo abstracción que si viviese en nuestros tiempos, su acerva crítica dedicada a Ignacio de Veintimilla, sería perfectamente transferible al Ecuador del siglo XXI  y a Rafael Correa…

“La Libertad no es un bien sino cuando es fruto de nuestros afanes…”

“El tribunal del pueblo es inexorable. Mentiste, engañaste, hiciste burla del pacto general y befa de la República, ¡muere perverso, condénate impío!”

“Tiranía no es solo el derramamiento de sangre, es flujo por las acciones ilícitas de toda clase. Tiranía es robo a diestra y siniestra, impuestos recargados e innecesarios, atropellos, insultos, allanamientos. Bayonetas caladas día y noche contra los ciudadanos, calabozos, grillos, selvas inhabitadas. Es impudicia acometedora, codicia infatigable, soberbia gorda al pasto de los oprimidos. Una fiera de 100 ojos, que persigue la virtud, la inteligencia. El patriotismo, el amor a la libertad, la ilustración pública son sus enemigos, porque la ofenden e irritan la luz y la virtud”.

“Un monstro de 100 brazos que toma lo que quiere: hombres, ideas, cosas, todo lo devora. El tesoro nacional es suyo, la hacienda privada, lo superfluo del rico, lo necesario del pobre”…

“Rotas las Leyes, rota la caja de pandora, los males salen en torbellinos, braveando por toda la República. Triste la dejan y arrasada. Hombre desleal, así agradeces la confianza de los que la pusieron en tus manos? Traidor: ¿cuál es tu pena? No las has de oír ni ver, cuando vayas lento y aterrado por esas calles por donde paseabas tu soberbia teñida de oro y sangre”.

“Para ser gran tirano se ha menester inteligencia superior, brazo fuerte, corazón capaz del cielo y de la tierra. Los opresores vulgares, los ruines, los bajos, son tiranuelos a quienes perdona el pueblo y olvida por desprecio. Los bajos, ruines, pero criminales, pero ladrones, pero traidores, pero asesinos, pero infames, no son ni tiranuelos, son malhechores con quienes tiene que hacer el verdugo y nada más”.

“Si alguien merece el patíbulo, es el hombre inicuo, tirano o malhechor sobre quien pesan crímenes propios y desgracias de los pueblos”.

“Llorad ecuatorianos, se va! Derretíos en lágrimas, se fue. Los esquilmos de nuestras haciendas estarán seguros, las alhajas de vuestras hijas no correrán peligro, la vajilla yacerá en su alacena. Vosotros periodistas, vosotros jueces, vosotros profesores y catedráticos, llorad. Ya no tendréis quién os confisque vuestra imprenta, quién os castigue vuestra justicia, quién os reprenda vuestra enseñanza”…

Montalvo propone tres categorías para definir un TIRANO.  El gran tirano de inteligencia superior, brazo fuerte y enorme corazón, como Adolfo Hitler;  el tiranuelo, opresor vulgar, ruin, bajo, a quién el pueblo perdona y olvida, como Ignacio de Veintimilla; y, al gobernante bajo, ruin, pero criminal, pero ladrón, pero traidor, pero asesino e infame que no llega a ser ni tiranuelo que es más bien un malhechor que solo merece caer en manos del verdugo.

En qué categoría se inscribe Rafael Correa. Tal vez entre la segunda y tercera.

La presencia de Rafael Correa en el poder, la política y el gobierno del País, se fue fraguando de a poco. Su afán por dominar, la frustración por obsesiones inviables, el resentimiento y la percepción de una injusticia con ribetes propios, lo llevó a conseguir un control político primero de sus círculos cercanos, luego de las funciones del Estado y finalmente del País.

Quienes alimentaron su ego, le hicieron creer un gran economista, el más preclaro gobernante, el ideólogo de mayor agudeza, hasta que el mismo se pensara irremplazable, inequívoco dueño de la verdad, en Ecuador y fuera de él, con  doctorados honoris causa y con conferencias magistrales  en  que afinaba sus ponencias.

Esta clase de personas, que se auto imbuye la capacidad de liderazgo, retroalimenta su egocentrismo con alter-egos de mayor influencia, como Hitler. Un ser en principio insignificante que llevó a todo un país a pensar como él, a apoyar su esquizofrenia, su megalomanía, su hedonismo y su predilección por dominar mentes y un final apoteósico, con el resto del mundo empeñado su extinción. Alemania se niega a hablar del asunto. Siente demasiada vergüenza.

En Ecuador, sucede lo inexplicable. Cómo es que un profesional mediocre, con solo decirlo pretende cambiar radicalmente la estructura de la economía del país. Un economista que no acepta como válidos los preceptos de la ciencia económica y cree que puede re-editarlos. Por qué se ha auto-convencido que sus 10 años de gobierno denominado “Revolución Ciudadana” han sido una década ganada, cuando en realidad significan la mayor estupidez que alguien pudiera haber cometido en el manejo de una economía que tuvo todo, absolutamente todo para impulsar un pequeño país al desarrollo.

Si el Presidente no logra internalizar esta noción, es que está fuera de sí. Y si no logra enfrenar las consecuencias de su estupidez absoluta, con catastróficas consecuencias para la economía del país, es que ya perdió noción de la realidad. Otra cosa es por cierto, que disfrace en una aureola de inconciencia su indefendible posición, en un estatus mental de negación.

En estos diez años, no se puso en juego su posición política, su ideología trasnochada o su prestigio personal. Se jugó la posibilidad cierta que pudo consolidar una verdadera redención del quintil de mayor pobreza; de los ecuatorianos de raza indígena con proyectos productivos específicos financiados por el gobierno, de los ecuatorianos jóvenes que tienen todo el derecho para un futuro digno de progreso y trabajo. Un país en camino hacia un desarrollo real.

En el mayor caos que alguien hubiera podido provocar, para exterminar la capacidad económica de un recurso natural y del potencial económico de un país, a causa exclusiva de sus fijaciones, prejuicios y odio.

Haber desvanecido a propósito, de manera premeditada, con propósito infame y calculado, tan enorme cifra de dólares proveniente de las ventas de nuestro principal recurso natural no renovable; un capital irremisiblemente perdido a causa el despilfarro y el manejo alegre; proceder para ese mismo propósito a inflar el gasto público de manera demencial; ejecutar una obra pública casi duplicada en su costo real, sin claridad de su demanda y real beneficio; auspiciar tal caos y desorden  en la contratación pública que significa la mayor corrupción generalizada de todos los tiempos; haber llevado a la caja fiscal a un nivel de iliquidez tan agudo, como para no tener siquiera con qué pagar sueldos;  gastarse las reservas y fondos de contingencia, que lo obligan a conseguir de la manera que sea, dinero a cualquier precio y condición, con cesión de activos y soberanía; haber llegado a triplicar en su gobierno la deuda pública, dejando en el camino de la insolvencia al sistema de seguridad social; provocar una recesión y crisis económica en la que los ecuatorianos nos veremos obligados a pagar  los créditos contraídos, quedando sin fondos para solventar el funcionamiento de la administración pública en al menos 10 años, es el mayor atentado que alguien hubiera podido perpetrar en contra de los ecuatorianos, en toda su historia.

Por qué tal odio, tanta venganza, “los males salen en torbellinos, braveando por toda la República”, “Hombre desleal, así agradece la confianza de los que la pusieron en sus manos?  Acaso creyó que “El tesoro nacional es suyo, la hacienda privada, lo superfluo del rico, lo necesario del pobre”… “El tribunal del pueblo es inexorable. Mentiste, engañaste, hiciste burla del pacto general y befa de la República, ¡muere perverso, condénate impío!”

Fue acaso la determinación aleatoria del salario una forma para sacar del mercado al emprendimiento privado? Quienes quedaron sin sostenibilidad fueron los programas sociales y la administración Pública.

Cuál era la estrategia de pago del crédito externo. Cómo se piensa garantizar la prestación de pensiones, con un gobierno insolvente. Cuál es el valor que este gobierno necesita para mantener sus compromisos de pago de contratos y salarios. Cómo pensaban pagar la deuda con el IESS. Con qué petróleo va a funcionar la refinería del Pacífico. Queda suficiente petróleo para el funcionamiento total de la refinería repotenciada? Cuántos despidos en el Estado y en la empresa Privada deberán realizarse por efecto de la “desaceleración” económica? Por qué no funcionan las hidroeléctricas? Están en verdad vendiendo energía? Van a entregar cuentas claras al final de su gobierno? Qué otros casos va a denunciar Mera, para aparentar rectitud? Existe rectitud en la obtención de los créditos chinos? Qué hay en el pago de regalías a Enrique Cadena? Quién recibió los beneficios corruptos de Odebretch?  Existe auditoría en la construcción de hidroeléctricas?  Qué de multipropósito tienen los proyectos para los que se gastó un mil millones de  dólares? Quién va a pagar los perjuicios en la obra de bajo-alto? Si no se construye la refinería del Pacífico, quién pagará por el gasto de 1.200 millones en remoción de tierras y acueducto? Quedan muchas preguntas…

 

.

https://archive.org/details/catilinarias00montgoog

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *