MENU
correa antes despues

by • January 20, 2017 • Estuardo MeloComments (3)8309

#Ecuador DAÑO MORAL Por Estuardo Melo

Lo que quedó de los diez últimos años es un generalizado sentimiento de vergüenza y frustración, derivado de la impotencia de ser parte de una sociedad corrupta y sin escrúpulos, llevada a la desorganización, al caos y a la penuria. Cuán corruptos  somos, cuán venales nos sentimos, por mano ajena.

EStuardo meloHabrán supuesto los corruptores que Ecuador era medio propicio para inocular su inmoralidad, ofreciendo beneficios económicos a cambio de la venta de la ética pública y la decencia y acertaron, pensarán ahora que aquí nadie tiene principios. Una sociedad en la que a todos se les puede ofrecer y nadie se niega a aceptar.

Cuando por una rara coincidencia el País pudo haberse afianzado con metas de desarrollo social y económico, aparece para gobernarnos un psicópata cuya principal condición mental fue envolver a la gente con su labia pegajosa, despotismo e imposición grotesca, al hacer pensar que era a quien el pueblo esperaba para dar el salto hacia un mejor futuro; que tenía condiciones para administrar y conducir un aparato estatal bajo parámetros científicos y tecnológicos, pero era solamente un engañoso espejismo.

Pero qué se podía esperar de alguien sin referentes éticos e instinto destructivo, que jamás se detuvo a considerar la consecuencia de sus actos. Con su mentalidad enfermiza y afán corrosivo pasaría a manosear los más delicados y esperanzados intereses de un País, sin que nadie pudiera percatarse que su objetivo era socavar los cimientos y la base estructural en que se sustenta su estabilidad y probablemente su sobrevivencia  futura, hoy gravemente afectada.

Fue él, quien llevó al País, en el período administrativo más largo de la historia republicana, desde la mayor bonanza económica, hacia la total iliquidez, sumiendo al Ecuador en una irreparable e irremisible crisis, que se manifiesta en la total iliquidez de la caja fiscal,  ninguna sustentabilidad de los proyectos e impagable deuda, generando el vórtice de insolvencia de un país que poco antes tuviera una condición envidiable, para llegar al deterioro de instituciones como la seguridad social, de cuyos fondos se aprovechó, con el engaño de garantía de un Fisco ahora en quiebra.

Para llegar al poder y afianzarse en él, se valió de todos los artificios a su alcance, como el apoyo de potencias extranjeras, fondos ilícitos, golpes parlamentarios, cambios constitucionales, prevaricato de las Cortes, decretos emergentes y planes oscuros  y una vez afincado en él, un ejercicio despótico, caótico y propagandístico al que cubrió con una cortina de falso progreso, socavando la economía del País a niveles de exterminio.

En afán por dejar al sector privado de la economía fuera de mercado, ideó la manera de incrementar y homologar gradualmente los salarios, permitir una inflación sin control y minimizar su importancia en la generación de riqueza. Pero lo que consiguió realmente, no fue quebrar a la empresa privada, sino dejar al final de su mandato, todos los programas de asistencia social y al aparato estatal sin sostenibilidad, porque la riqueza petrolera y los ingresos por impuestos fueron literalmente aniquilados y comprometidos. Fue su mala práctica que los extinguió.

No se puede entender que al Ecuador le sigan prestando dinero, ya que sin tener con qué garantizar su pago, nadie prestaría más. Será seguramente información falsa la que incluyen en el “briefing” que acompaña las solicitudes para emisión de bonos.

También cabría la posibilidad que camufló parte de los cuantiosos fondos recibidos por el Ecuador en la última época. Por supuesto que es una idea de locos, pero cabe perfectamente en la deformación narcisista y ególatra de su perfil psiquiátrico. Además, porque sigue difundiendo en sus presentaciones internacionales, la repetida idea de que la pobreza no es falta de recursos sino una mala distribución de los mismos, implicando que lo que va a hacer es confiscarlos y repartirlos. Eso no es otra cosa que comunismo: tomar dinero de terceros, que no le pertenece para ejercer equidad.

De todas formas, justo en estos días parece haber renunciado a volver, porque no puede ya argumentar acerca de la irrefutable situación de desastre económico que queda como resultado de su gestión y porque su nombre seguramente será parte de la lista de Odebrecht.

En un acto alejado de la realidad, en diametral contradicción a las cifras y condiciones que describen la situación económica del País, haciendo uso de un cinismo proverbial, digno de un embaucador, el Presidente habla de síntomas de la economía que según él, sus ministros y asesores complotados, están en franca recuperación, mientras en realidad, Ecuador se debate en una crisis de liquidez tan grave, que si no fuera por los mil millones de dólares mensuales de deuda pública comprometidos, ya no sería posible pagar ni los salarios de la burocracia.

Todo lo anterior, como reflejo del caos administrativo y la falta absoluta de rigor de las finanzas públicas. No existe un solo programa del gobierno que hubiera previsto índices reales de factibilidad económica ni sustentabilidad. Por el contrario, ha sido el caos provocado por  inversiones sin sustento y el gasto demencial, lo que ha provocado la crisis y la recesión económica del país, que se pronostica para las tres próximas administraciones.

Tal parece que el real objetivo de la obra pública era extraer los sobornos gracias a su sobreprecio.

Lo hizo a propósito, a plena conciencia, para terminar con los fondos de caja y seguir con la confiscación a los capitales privados. Es esa y no otra la razón de la crisis. La tormenta perfecta, como él denomina a la caída de precios del petróleo y la revaluación del dólar, son un pequeño chubasco frente al cataclismo financiero y económico que él provocó al despilfarrarse los DOSCIENTOS SESENTA MIL MILLONES DE DÓLARES!, en gasto corriente que deja al fisco en total iliquidez.

Sin embargo  a ese caos, ha contribuido grandemente el manejo corrupto generalizado de las inversiones, que no han sido otra cosa que una ejecución fallida e inmoral. Sesenta mil millones de dólares, conseguidos con deuda pública que paga intereses entre el 7.5% y el 10.5% como servicio, a lo cual se debe incrementar el sobreprecio del 30% aplicado a los presupuestos referenciales y a los contratos complementarios contratados con empresas acostumbradas a obtenerlos previo pago de sobornos a funcionarios públicos. Si se llega a hacer una auditoría de la obra en este período, se tendrá un panorama desolador de lo que constituyó la inmoralidad y la falta de ética de este gobierno. Un gobierno que logró interconectar los hilos de la impunidad para cubrir las redes de delincuencia organizada de sus funcionarios, encubriendo y beneficiando a grupos complotados para perjudicar al Estado, con beneficios personales y enriquecimiento ilícito, además de la entrega de cuantiosos valores no devengados por esas empresas. Toda la obra pública sin excepción, las adquisiciones, los servicios de consultoría y demás, están signados por el mismo defecto.

Según las Leyes ecuatorianas, los directores administrativos y autoridades de los entes burocráticos que manejaron esas inversiones, son solidariamente responsables por el desorden y la falta de rigurosidad con que actuaron y tiene que hacerse cargo de los perjuicios que irrogaron al Estado, cuyo origen está en los decretos de excepción que cobijaron la contratación con dedicatoria  y el sobreprecio.

Haber dejado sin explicación al desenfreno del gasto, a su falta de planificación, a la falta de prolijidad por no haber realizado un estudio macroeconómico de las enormes brechas que estaban produciéndose, para asumir las políticas y estrategias que hubieran podido afianzar la actividad económica,  es la prueba concluyente del pésimo comportamiento de la economía al final de la década, como resultado de los errores cometidos por el gobernante.

El Presidente Correa se gastó durante los 10 años, hasta el último centavo, deja comprometida la venta de petróleo hasta el año 2026 y para pagar el despilfarro previo nos deja endeudados por al menos 60.000 millones de dólares que con los recursos de una economía en recesión no podrán ser pagados, obligándonos a un default.

Lo irónico es que con los fondos con los que contó, bien administrados, no se habría requerido de créditos; los créditos anteriores pudieron ser pagados y la producción del país estaría en marcha.

Mientras tanto, con una Fiscalía que se deja sentir como encubridora del delito de los funcionarios, para evitar el desprestigio del régimen, ha demorado algo que debió tener una acción inmediata, que es la demanda a las empresas corruptas, para obligarles a declarar en detalle el pago de coimas y sobornos y el objetivo que las mismas perseguían. Los implicados se mantienen en silencio, cuando sus declaraciones debieron hacerse públicas, el video enviado por Carlos Pareja debió hacerse público, los nombres de los funcionarios comprometidos por Odebrecht, siguen ocultos y las empresas chinas y australianas que pagaron coimas, siguen en el anonimato.

La Contraloría del Estado, debió establecer con total precisión el valor real del costo de los proyectos contratados por el gobierno, que en el caso de la repotenciación de la refinería , por ejemplo no debió llegar en el peor de los casos a $600 millones de dólares, es decir 1.400 millones menos que lo que realmente costó. Una corrupción de más del doble de su costo, que es inaceptable!

Pero, con la justicia cooptada por el gobierno, no se puede esperar que las demandas progresen, como si sucede en Brasil, que ha desnudado a la corrupción política.

La pregunta es: En qué situación estaría al momento nuestro pobre País, si alguien honorable, decente y equilibrado, lo habría manejado en época de bonanza. Ahora lo que queda es administrar una quiebra!!

happy wheels

Related Posts

3 Responses to #Ecuador DAÑO MORAL Por Estuardo Melo

  1. OSWALDO NAVARRO says:

    FELICITACIONES X ESCRIBIR LA VERDAD SOBRE LA MALDAD DE UNA ,MENTE ENFERMA Y SIN ESCRÚPULOS Q CONDUJO AL PAÍS HACIA EL ABISMO DE LA MALDAD CORRUPCIÓN FALTA DE ÉTICA Y MORAL CON TAL DE MANTENERSE EN EL PODER

  2. FELICITACIONES X ESCRIBIR LA VERDAD SOBRE LA MALDAD DE UNA ,MENTE ENFERMA Y SIN ESCRÚPULOS Q CONDUJO AL PAÍS HACIA EL ABISMO DE LA CORRUPCIÓN, DROGADICCIÓN DELINCUENCIA ORGANIZADA FALTA DE ÉTICA Y MORAL CON TAL DE MANTENERSE EN EL PODER

  3. Susana Arevalo says:

    Excelentemente sintetizado.
    Adicional va dejando el lastre, no podemos decir de una generación, pero si de jóvenes en sus treintas que se acostumbraron a recibir y gastar dinero fácil. Malas mañas difícil de cambiar.
    Nos deja una risa sardonica y desfachatez con la que se dirigía a quienes no comulgaban con sus ideas.
    Pero debo decir que no hubo un atisbo de hacer frente en colectivo por parte de élite intelectual en el País. Élite que si existe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *