MENU
Ay Rafa

by • April 25, 2016 • Adrian ZabalaComments (3)4529

#Ecuador ¡AY RAFA! Por Adrian Zabala

Adrian-Zabala-150x150“En estos casos hay que mostrar un fuerte liderazgo” Así justificó el presidente Correa la amenaza de meter presos a los damnificados que protesten por la falta de ayuda del gobierno. Liderazgo es lo que dice tener el presidente cuando impone su voluntad, cuando los esbirros cumplen sin chistar las órdenes y los caprichos de quien se cree un predestinado.

Resulta aberrante observar que los altos funcionarios del gobierno encargados de coordinar las acciones humanitarias, se permiten mentirle al país inundando las redes sociales con mensajes en los que se adueñan de las labores de los voluntarios y de las donaciones de la sociedad civil. Sin pudor, sin una pizca de vergüenza, sin la menor contemplación, sacan pecho mostrando fotos de algo que no hicieron, ofendiendo la buena voluntad y la inteligencia de los ecuatorianos. Pero mientras los ciudadanos entregamos nuestro aporte solidario, mucho o poco, los damnificados están pasando penurias, hay quejas de que no se reparte con la debida celeridad comida y agua.

Existe información que las bodegas de acopio están llenas pero las personas afectadas por el terremoto tienen que esperar por horas para recibir algo. Se dice que hay carpas almacenadas en una escuela pero no se las entrega dejando que los damnificados duerman a la intemperie o en albergues improvisados sin las debidas condiciones de salubridad. Los voluntarios son víctimas de vejámenes por parte de funcionarios del gobierno.

El presidente de la república se queja de que las latas de atún no van a reparar las carreteras. Otros funcionarios de medio pelo repiten su discurso insultando la muestra masiva de fraternidad y solidaridad demostradas  por los habitantes de todas las ciudades del Ecuador.

El presidente de la república, en medio de la tragedia, decide convertirse en actor, cambiando sus expresiones y sus dichos según la escena que le toca interpretar. El terremoto se dio mientras estaba en Roma hablando de una encíclica, el presidente de un estado laico en cosas de curitas. Inmediatamente lanzó un trino afirmando que la cosa no es grave, que en otras partes un terremoto de esa magnitud lo hubiera destruido todo. Ya en el Ecuador dijo que no se imaginaba que el asunto era así de terrible. Dijo que las edificaciones que se desplomaron fueron construidas antes de su gobierno. Dijo que el gobierno ha reaccionado mejor que Japón. Todo esto lo dijo, y más, siempre con la modestia aparte.

Salió en pos de fama y aplausos. Se trepó a los escombros que sepultaron a seres humanos para ser fotografiado en las poses más diversas para que la propaganda revolucionaria tenga suficiente material para mostrarle al sufrido Ecuador. Se jactó y justificó la compra de aviones. Demoró en recibir la ayuda de los Estados Unidos. Prefirió ensayar su rol de víctima para decirnos que sí el señor Guillermo Lasso viaja en avión privado él también tiene derecho a hacerlo, que no puede volar en clase turista, ni tampoco viajar por tierra en una Flota Imbabura. Mientras se quejaba de las donaciones de latas de atún, banqueteaba con todos sus esbirros en un hotel de lujo en Manta.

Dolido, muy dolido, por la tragedia; luego de ver que todo estaba en el suelo ¡Lloró! Sí, el hombre que ha pulverizado la institucionalidad del país, el hombre que concentró todos los poderes en su puño cerrado ¡Lloró! Las cámaras captaron esta desgarradora escena y sus trolls se encargaron de darle ánimos en las redes sociales bajándole despacito al nivel de los simples mortales. Se quebró cuando el país necesitaba de mayor fortaleza, demostró su debilidad no ante la tragedia, sino ante la incompetencia, ante la improvisación, ante la insensatez. Prefirió buscar lástima, antes que reconocer su total y absoluta incapacidad para afrontar esta desgracia.

Lengua y propaganda. Rafael Correa lo arregla todo con lengua y propaganda. Con estas dos herramientas ha subido a las cumbres del Olimpo. Por eso ha ordenado que los títeres de la Corte Constitucional den paso al pedido de la Pame. Rafael Correa está huyendo y lo hace de la forma que le resulta más cómoda: con una campaña electoral. Huye de sus responsabilidades pasadas, presentes y futuras. Huye hacía la recolección de firmas, huye hacia las tarimas, hacia los micrófonos, hacia los spots de televisión.

 En medio de la tragedia que enluta al Ecuador, en medio de la carencia de liquidez, Rafael Correa quiere mandarse un referéndum, quiere que sus huestes salgan a decirle al país que vote para darle el gusto de ser candidato de nuevo. Rafael Correa, cuando los muertos por el terremoto aún no han sido sepultados, quiere gastarse varios millones de dólares convocando a las urnas para dirimir un asunto intrascendente. El CNE aprobará las “firmas” que presenten la Pame y compañía, será un nuevo record de la revolución ciudadana: recoger más de un millón de firmas en 30 días.

Si me lo piden entregaré mi firma para que Correa pueda ser candidato nuevamente, me gustaría mucho verle recorriendo el país que destruyó, me gustaría mucho ver cómo es recibido en cada pueblo y en cada ciudad. Me gustaría mucho escucharle vociferar que él es el mejor presidente que ha tenido el Ecuador. Me gustaría mucho escucharle decir a un montón de desempleados y desamparados que no jodan, que no se quejen, que no lloriqueen, que usen la tarjeta de crédito, que solucionen sus problemas. Pero esto solo es un deseo. Correa no quiere ser candidato ¡Correa está huyendo!

 

Ay Rafa

 

happy wheels

Related Posts

3 Responses to #Ecuador ¡AY RAFA! Por Adrian Zabala

  1. JOSE PARDO says:

    Hay miserables en todos los tiempos y en todas las circunstancias, que opinan a diestra y siniestra sobre el dolor de los damnificados del terrem oto del 16 de abril, deben tener más compostura y sieriedad. Al articulista quer sea más serio y profesional si quiere desconocer lo ques está haciendo el Jefe de Estado y que recuerde que las elecciones las ganóp con gran mmayoría de apoyo popular y nada raro sería que en el futuro lo vuelva a ganar.

    • Adrian Zabala says:

      Gracias por leer mi artículo. Le pediría, por favor, que lo vuelva a hacer, al parecer no lo entendió. No desconozco lo que está haciendo el jefe de estado; y, por es mismo hecho, como ciudadano, hago visible mi indignación al trato inhumano al que han sido sometidos los hermanos damnificados por parte del presidente de la república y todos sus arrimados.

  2. Gerardo Niquinga Castro says:

    insensato es el sujeto que propale en contra de su liderado de quien se presume lider; si, ya se ha dicho en repetidas ocasiones:… “la inteligencia tiene límites no así la estupidez”…, nada más cierto, quien funge en la presidencia de la república de Ecuador amenazando a los ciudadanos que son víctimas de la peor desgracia en que les ha sumido la tragedia del terremoto, muy lejos de ser auxiliados son amenazados por aquel que está en la OBLIGACIÓN legal y moral de auxiliarlos les humilla con ordenar su privación de libertad por el delito de exigirle que cumpla con su obligación que asumió hace más de nueve años cuando sin posesión legal de su cargo asumió el gobierno… NO HAY PEOR DESGRACIA PARA ECUADOR…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *