MENU
deteriorado

by • October 31, 2016 • Carlos RiveraComments (1)1022

#Ecuador ALIANZA PAIS Y LAS MUJERES MADURAS Por Carlos Rivera

Carlos RiveraAlianza País se parece a una mujer madura que ve cómo el paso de los años disminuye sus encantos, aunque debo reconocer que esta comparación es bastante discutible, puesto que hay muchísimas mujeres que al madurar, más bien aumentan sus encantos.

Y es que el partido de gobierno tras 10 años en el poder ha perdido todo su encanto y la  química que tenía con la mayoría de la población gracias a las obras de relumbrón, el asistencialismo y una chequera pública generosísima, se ha ido diluyendo con el aparecimiento de las primeras secuelas de su delirante propuesta económica y los escándalos de corrupción que han salido a la luz pública, cuya cuantificación y  anuncios de fiscalización por lo demás representan un verdadero insulto a la inteligencia de los ecuatorianos.

Resulta importante destacar que este desencanto con Alianza País ahora no tiene que ver con categorías abstractas para el común de la población, como son el déficit fiscal o de cuenta corriente, salidas inusuales de capitales, aumento del riesgo país y el crecimiento de la deuda, sino con situaciones tangibles y muy cercanas a la gente como el desempleo y la caída de la actividad económica, que es la principal sintomatología de una crisis de iliquidez y de malas expectativas de los agentes económicos respecto a los severos ajustes que se requieren para equilibrar nuestra economía.

Así mismo debo enfatizar que éstas son solamente las primeras evidencias del fracaso del gobierno de la revolución ciudadana, por cuanto todas las consecuencias del manejo poco prudente de las finanzas públicas y el derroche de los excedentes petroleros traducidos en un crecimiento desproporcionado y lesivo de la deuda externa, un gasto público insostenible y una política restrictiva de importaciones que ha alentado una industria nacional sin consideraciones de sustentabilidad en el largo plazo, al violentarse los principios básicos de la verdadera competitividad, todavía están por verse.

Por otro lado que Alianza País pierda sus encantos no sería mayor problema, el tema es que con ello fue arrastrando al Ecuador a perder su atractivo como país, ya que 10 años después seguimos hablando de nuestras debilidades macro gracias a una visión electorera que trastocó todos los fundamentos macroeconómicos de una economía sana y deterioró las relaciones financieras internacionales tan necesarias para una economía dolarizada, cuando a estas alturas y con esos precios del petróleo debíamos estar hablando de lo micro, es decir, cómo ir a mayores ganancias de productividad mediante reformas estructurales encaminadas a fomentar la competencia e innovación en los mercados.

Finalmente no se puede dejar pasar por alto la forma de enfrentar la crisis del gobierno de la revolución ciudadana, que a mi criterio es el mayor desencanto con Alianza País, por cuanto de la manera más irresponsable posible con tal de no afectar su capital político, la 35 simplemente le está pasando la factura de su farra al siguiente gobierno con ventas anticipadas de petróleo, deuda y la serie de privatizaciones anunciadas como la mayor evidencia del descalabro en el que dejan las arcas fiscales. 

Ello me recuerda aquella frase “después de mi el diluvio”, que se adjudica a Luis XV, Emperador de Francia entre 1715 y 1774 y más precisamente a su más famosa amante Madame de Pomadour; que les calza perfectamente a todos estos gobiernos populistas, para quienes la historia comienza y acaba con ellos, sin importarles el resto y lo que puede venir después.

 

 

happy wheels

Related Posts

One Response to #Ecuador ALIANZA PAIS Y LAS MUJERES MADURAS Por Carlos Rivera

  1. Gerardo Niquinga Castro says:

    EN LO COMÚN DE LAS CIUDADANAS YA DE EDAD SON HASTA MUY LLENAS DE GRACIA Y DONAIRE, PERO UNA OBESA ALIANZA PAIS, ES PEOR QUE UNA VÍVORA LISTA PARA ATACAR DEJANDO COMO SU ÚLTIMA MORDIDA EL PEOR DE SUS VENENOS. FALICITACIONES POR LO ESCRITO, Y GRACIAS POR HACERLO.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *