MENU
Lasso razon

by • March 7, 2017 • Carlos RiveraComments (0)1025

#Ecuador 15 razones para votar por Lasso (Primera parte) Carlos Rivera

Ecuador se encuentra atravesando un momento histórico que amerita la presencia de un Presidente que urgentemente reoriente el horizonte nuestro, erróneamente delineado y conducido estos últimos 10 años por gente perdida en el tiempo y en el espacio, de allí que el próximo 2 de abril no se trata de una elección más, sino quizás la última oportunidad de cambiar el panorama y la perspectiva, superar los problemas inmediatos y enrumbarnos en una verdadera y sostenible agenda de progreso y desarrollo, antes de caer en el despeñadero económico, político y social, al cual nos conduce irremediablemente la delirante propuesta del Socialismo del Siglo XXI.

Carlos RiveraEstas breves ideas buscan plantear de manera ordenada las prioridades de la discusión económica y política que deberíamos tener previo a decidir nuestro voto para la segunda vuelta y que a mi criterio apuntan a Guillermo Lasso por 15 razones fundamentales, cinco de las cuales se explican en esta primera parte: 

Primero, es hora de acabar con las fantasías y los estereotipos de la derecha mala y la partidocracia corrupta, de la lucha de los pobres contra los opresores ricos y malos y de todo ese resentimiento social que afloro en estos últimos 10 años gracias a unas cuantas mentes trasnochadas y de aquellos hábiles titiriteros que aprovechándose de los primeros y de la  propia ingenuidad de la gente con discursos mesiánicos que les llegan como música al oído, le tienen al país absolutamente polarizado y estancado detrás de una cortina de humo, mientras ellos alcanzan sus más protervos intereses.

El país no puede seguir dividido entre buenos y malos que no hay tal. Si acaso hay malos, esos son precisamente los de la mafia progresista del socialismo del siglo XXI, que presentándose como un movimiento ciudadano e inmaculado, no son más que un movimiento fascistoide que vinieron a arrasar con todo, incluyendo aquellos que no se suman a su visión retrasada del mundo. En esta materia resulta clarísimo qué candidato nos ofrece una unidad en serio para todos los sectores, y qué candidato promete seguir con el divisionismo, por más candidez que trate de aparentar.   

Segundo, los ecuatorianos necesitamos recuperar la confianza en la dirigencia política, en nuestras estadísticas, en nuestras leyes y su cumplimiento, en la justicia y las instituciones. Y ello comienza por dar ejemplo de seriedad y responsabilidad en el gobierno, empezando por ser eficaz, responsable y previsible.

La confianza es clave porque la recuperación económica y el empleo solamente se podrán alcanzar con inversión privada, la cual a su vez requiere plazos y horizontes seguros y estables. El tema es que se debe convencer a cada ecuatoriano y a cada extranjero de que vale la pena invertir en el país, revirtiendo años de desconfianza y salida de capitales, que generaron una fuerte descapitalización de la economía. Volver a capitalizarnos significa además volver a ganar productividad y competitividad, asignaturas pendientes del populismo actual. Acá es clarísimo quien es sinónimo de confianza y estabilidad, y quién no.

Tercero, Guillermo Lasso tiene un plan de gobierno que conduce a la sostenibilidad de la dolarización, al saber y confiar los agentes económicos en que su gobierno no gastará sistemáticamente más de lo que recauda y que no meterá ningún nuevo ruido en el sistema financiero, como condiciones necesarias para reactivar el flujo de inversiones y resolver los problemas de demanda de la economía que es el único remedio efectivo para mantener la dolarización, el gran activo de política económica que tenemos los ecuatorianos y que la revolución ciudadana todavía no nos ha podido quitar. Al contrario de ello, Moreno y su propuesta populista de continuidad de gasto público alegre y endeudamiento sin fin, es la apuesta más segura por la desdolarización.

Cuarto, para dinamizar la economía resulta fundamental recobrar los flujos de crédito y ello solo se puede hacer recuperando la confianza de los mercados financieros internos e internacionales. Esto requiere dar un giro de 180 grados a la política económica, estabilizar los indicadores macro y pasarle al sector privado la batuta del crecimiento económico como única forma de hacerlo sostenible. Solamente Guillermo Lasso le tiene claro esta película. La continuidad con Moreno en cambio es una apuesta por el endeudamiento chino y a la divina providencia de una subida de los precios del petróleo, para poder seguir financiando la farra del estado como único motor de crecimiento económico.

Quinto, la gestión pública si bien no puede desprenderse jamás de la búsqueda del bienestar común, ésta debe ser abordada con un criterio de eficiencia privada y no tiene por qué ser considerada un botín político y agencia de empleo partidista y hasta familiar como ha sido la tónica de la revolución ciudadana. Guillermo Lasso viene de la empresa privada y sabe que cada empleo generado y salario pagado debe compensarse con un aumento igual de productividad, caso contrario no se justifica y es una perdida para el país, de allí que el voto debe ser por Guillermo Lasso, en tanto representa la única posibilidad real que tenemos para racionalizar el gasto público y equilibrar las cuentas fiscales, desactivando la bomba de tiempo fiscal que nos deja como herencia el correismo.

Esto no implica que votar por Lasso sea votar por despidos caóticos o quitar subsidios en forma generalizada, lo cual puede ser hasta un suicidio político y ciertamente no es recomendable. La evidencia empírica en el mundo de ajustes exitosos, nos muestra que no estamos condenados a pasar de políticas demagógicas y populistas que se exprimen todo el jugo de la bonanza a políticas de ajuste ortodoxo neoliberal cuando llega la época de las vacas flacas. Hay posibilidades de una tercera vía, que es la que propone Guillermo Lasso. Ése debe ser nuestro norte. Esa es la propuesta de Lasso Presidente.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *