MENU
decada robada

by • March 7, 2017 • Estuardo MeloComments (0)742

#Ecuador 10 AÑOS… Por Estuardo Melo

Para cada quien definir la década pasada es poner en el tapete parte de una gama de grises que conforman el lúgubre espectro de un escenario de oprobio.

Para Alberto Acosta, un izquierdista recalcitrante, ésta fue una “DÉCADA DESPERDICIADA”, porque al tener todos los factores a su favor, el Presiente y su gobierno no lograron convertir la DEMOCRACIA ecuatoriana en un régimen castro-chavista y más bien se enfocaron en modernizar el capitalismo.

EStuardo meloMuchos otros, tal vez la mayoría, se refieren al período del 2007 al 2017 como la “DÉCADA PERDIDA”, porque el régimen desperdició la increíble y única oportunidad del país para salir del subdesarrollo social y económico, dadas las posibilidades ciertas que ofrecía el extraordinario ingreso petrolero, en pleno auge de las materias primas y de los mercados de futuro, que potenciaron los precios de nuestro petróleo hasta lograr ingresos a la caja fiscal por al menos CIENTO CIENCUENTA MIL MILLONES DE DÓLARES, más la recaudación de impuestos de la década, valorada en al menos CIENTO DIEZ MIL MILLONES DE DÓLARES, porque dieron prioridad a una supuesta transformación radical, más que a un proyecto de desarrollo.

Otros ecuatorianos piensan que la década gobernada por Rafael Correa ha significado desde sus inicios una escalada de inmoralidad creciente, generada por estados de emergencia, falta de transparencia, contratos sin licitación, sobreprecios, volúmenes de obra inflados, obras adicionales mal justificadas, obteniendo como producto,  ganancias extraordinarias para los contratantes y sobornos para los funcionarios, denominándola la “DÉCADA ROBADA”, para unos y la “DÉCADA PODRIDA” para otros. Como se demuestra en los enormes escándalos revelados por los “panamá papers” y las derivaciones de “Lava Jato” del Brasil, que se constituyen en parte de LA CORRUPCIÓN del régimen.

También los hay, quienes entienden a la década, como la entronización de un régimen caudillista en que se intentó dominar el espectro político, social y económico, bajo un dominio perverso de alguien que tergiversó la institucionalidad, el recto proceder, los principios la ética, empujando gradualmente a una sociedad en indefensión hacia la debacle. LA DÉCADA INFAME.

Sin embargo, los generadores de la crítica y actuales gobernantes, hablan de la “DÉCADA GANADA”, lejos de ser una realidad, como una propaganda que busca contrarrestar  el efecto aplastante de la situación económica en que queda el país, la iliquidez crítica de la caja fiscal, con la consecuente insostenibilidad de los programas del gobierno, una deuda cara, de corto plazo e impagable, que sumirá sin duda al Ecuador en una depresión económica para los próximos 10 años. Saltos de leopardo, matriz del conocimiento, elefantes blancos, programas sin sustento, vacío de recursos, corrupción, deuda impagable. 

Alegan en su favor, el hecho que el Ecuador ya no es el mismo, que la pobreza disminuyó, que la obra pública se orientó al servicio de las clases desposeídas y que dejan un país emergiendo de la crisis provocada por la caída de precios y la revaluación del dólar. No logran sin embargo contrastar las cifras estadísticas de desocupación y decrecimiento que sus acciones provocaron.

Otro sería el epílogo de esta década (2007-2017), con algún gobernante que hubiera destinado bien los recursos, de forma austera, sin demagogia, priorizando el gasto, planificando el destino de los recursos y no, como un loco desaforado queriendo demostrar lo que no es, ni sabe.

Por qué se produce este choque de criterios. Mientas el candidato del continuismo califica a su indiscutible líder como “el mejor Presidente que Ecuador ha tenido”, para sus detractores, el 61% de los ecuatorianos,  Rafael Correa significa la antítesis de la institucionalidad, el desarrollo, la transparencia de gestión, la decencia, la honradez y la ética.

En una simple comparación entre Correa y Moreno se puede establecer que sus partidarios no podrán decidirse sobre cuál de ellos causaría mayor daño. En 10 años de poder abusivo o 4 años para poder esconder ese abuso; Diez años de correísmo o cuatro años más de lo mismo; Diez años de corrupción o cuatro años para ir por más; Diez años de  mal gasto, des-planificación y endeudamiento o cuatro años de pobreza, crisis, iliquidez y depresión económica; Diez años en estado de emergencia para contratar, o  cuatro de emergencia económica provocada y penuria fiscal; Diez años de falta de sostenibilidad macroeconómica o cuatro años de falta de sustentabilidad, de ofertas de campaña imposibles de cumplir, originadas en el afán de conseguir votos. Votos de gente crédula e ignorante.

Habrán conversado Correa y Moreno sobre la real situación financiera del país, aparte de la falaz declaración del actual Presiente sobre una economía que ya está dando muestras de estar saliendo de la recesión? La verdad, lejos de la aguda disfunción cognitiva del Presiente, que cree que por él decirlo, el mito se vuelve realidad, hay un candidato que al parecer cree todo a pie juntillas.

Está consciente Lenin que la debacle económica fue causada por la demencial estupidez de arrojar las DOSCIENTOS SESENTA MIL MILLONES DE DÓLARES con que el País contaba, al drenaje del gasto corriente, por el aumento indiscriminado de salarios, la homologación, las consultorías innecesarias, los viajes y la propaganda?  Puede ese acto dañino y perverso ser perdonado por el País?

Habrá consultado Lenin Moreno al equipo económico actual sobre las previsiones de pago de la deuda contraída, los planes de amortización, el origen de los recursos, la forma de obtención de fondos para evitar el enorme hueco fiscal provocado por la diferencia de  ingresos y los egresos presupuestarios? Sabe cuáles son las brechas de sostenibilidad macroeconómica del país, hasta dónde pueden llegar deudas, pagos, subsidios, salarios, antes que el País quiebre?  Por qué razón no fue aprobado el Presupuesto del Estado 2017. Será que quisieron engañar a su propio candidato?

Será tal, la irresponsabilidad de Correa, al dejar a su sucesor, instalado en funciones como Presidente de un país en quiebra, solamente para que le cubra las espaldas por los efectos de su pésima gestión en la administración del País y hasta provocar un fraude para forzar la decisión popular. Un mínimo ápice de lealtad a su co-ideario y expresidente, sería explicarle ( en caso de ignorarlo), sobre la situación real que le tocará afrontar, que sus ofertas son insostenibles, que su gobierno, dadas sus limitaciones intelectuales y falta de recursos técnicos, será un sonado fracaso, si no puede tener por su cuenta, un análisis claro de situación? Será esa la razón de la incoherencia de las ofertas frente a la realidad del País?

Será por eso y no le falta razón de no querer debatir sobre los asuntos del país y su situación real, porque quedaría aplastado ante los argumentos de su contrincante y por supuesto ante la opinión del electorado.

Cree en verdad Lenin Moreno, que la primera vuelta alcanzó casi el 40%, sin fraude, a pesar que el país conoce fehacientemente de la debacle económica y la corrupción imperante?

En días pasados el ingeniero Jorge Glas, su binomio, asistió a un enternecedor encuentro periodístico, para dar cuenta de su patrimonio, apelando a la credibilidad de quienes hicieron de él, objeto de acusaciones terribles con respecto a su manejo de los sectores estratégicos. O es un funcionario que descuidó su mandato, o es parte del enjambre de corrupción en los sectores estratégicos.

A los críticos les sobran razones, al ser el ingeniero responsable por Decreto Presidencial de la gestión de esos proyectos, contratos y créditos. El binomio vicepresidencial del correísmo, no puede defenderse de forma tan simple. Es como decir yo no fui y aspirar que le crean. Todos sabemos que las auditorías a los patrimonios se construyen con base a la documentación legal existente, pero que se sepa, no hay corrupción que se registre ni se escriture. Ninguna auditoría va a establecer saldos de cuentas en paraísos fiscales de origen turbio.

Frente a tan conmovedora confesión de parte, existen otras, en las que se involucra al señor Topic, magnate de la fibra óptica y el Señor Ricardo Rivera Arauz, socio del 40% de las acciones de Tópic en una empresa y dueño de 20 millones de dólares de fondos no registrados a su nombre, sino a nombre de Topic, en Merril Lynch. En los dos casos, declarados en un testamento que salió a la luz en la Forida, por caso de divorcio que es de dominio público. Queda establecido que Rivera no registra bajo su nombre los valores societarios ni económicos, por tanto es un caso de testaferrismo de Tópic y Rivera. Contribuye a esta percepción, la declaración de la exesposa de Tópic, que establece que Glas es socio en un 50% en sus compañías. Lenin Moreno debe conocer a profundidad sobre estos asuntos.

Entonces, a quién creer. A su binomio, o a los documentos judiciales que ponen en evidencia al Ingeniero Glas.  Qué opina Lenín Moreno de todo esto. Debería aclararlo sin necesidad de debate. Como dice Glas, es asunto de Fe pública.

Es posible que alguien que ostente la candidatura a la Presidencia de la República sea tan ingenuo como para ignorar la  evidencia que ya está a la vista y la que han tratado de ocultar con tanta vehemencia, con el apoyo del Fiscal?

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *