MENU
debate ecuador

by • February 8, 2017 • Carlos RiveraComments (0)436

#Ecuador ¿Por quién debemos votar? Por Carlos Rivera

El Wall Street Journal publicó unos días antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos una carta firmada por 370 economistas, recomendando no votar por  el candidato republicano Donald Trump. Esta misiva incluía a destacadas figuras como Paul Romer, el economista jefe del Banco Mundial y ochos Premios Nobel en Economía, entre ellos, Angus Deaton, que ganó en 2015, y Oliver Hart, uno de los dos galardonados en 2016.

Carlos RiveraLos firmantes de la carta señalaban que el candidato republicano era una elección peligrosa y destructiva  para los EEUU, puesto que repetía falsas y equivocadas estadísticas económicas,  promovía teorías conspiratorias e ilusiones mágicas fuera de la realidad en lugar de evaluaciones serias sobre las opciones factibles de política económica,  desvelando una profunda ignorancia sobre la economía y una incapacidad de escuchar a expertos creíbles, situación que se parece bastante a la que vivimos los ecuatorianos desde hace 10 años. ¿Sí o no?  

En la perspectiva de las elecciones del 19 de febrero, conviene rescatar en el contexto de la economía ecuatoriana, algunas de las puntualizaciones afirmadas por estos expertos; que siendo los que mueven la frontera del conocimiento, bien vale la pena considerarlas, al momento de decidir por quién debemos votar o al menos por quien no debemos votar.

En este contexto, podemos señalar que el candidato oficialista Lenin Moreno, al igual que Donald Trump, se exhibe tremendamente adepto a las políticas proteccionistas instituidas por el actual gobierno, ya que su propuesta de campaña no incluye la reducción de aranceles, seguramente bajo el mismo viejo y equivocado argumento de que el libre comercio afecta al empleo en la industria manufacturera, así como la producción, el ingreso y la riqueza nacional.

Al respecto, lo más laureado de la profesión que participó en la carta antes citada, estampilló que nada es más falso que el libre comercio haya afectado la producción de los Estados Unidos, puesto que ésta más que se ha duplicado desde 1980, lo que sí ha cambiado es la locación y composición del producto. En cuanto a la supuesta reducción de la cuota de manufactura en el empleo, los expertos aclararon que ésta se debe al progreso tecnológico y no al libre comercio.

En esa misma carta también se puede encontrar acérrimas críticas a Donald Trump por su teoría de que el libre comercio es un juego de suma cero (ganadores y perdedores) y de que el déficit de la balanza comercial es resultado de las malas negociaciones del gobierno americano, lo que también le calza al candidato oficialista en Ecuador, ya que su propuesta es no abrirse al libre comercio, además de considerar que el déficit de la balanza comercial es resultado de los gustos y el patrón de consumo de los ecuatorianos, por lo que justifica los draconianos aranceles a los que estamos sometidos, cuando la única verdad que está detrás del déficit de cuenta corriente, es el desequilibrio ahorro-inversión, por lo que si no mejoramos el ahorro público, tampoco tendremos una mejora en las cuentas externas.

En materia fiscal estamos mucho peor con el candidato Lenin Moreno, porque a diferencia de Donald Trump, que por lo menos manifestó que era necesario eliminar el déficit fiscal, aunque de una manera poco creíble, según lo acotado por el top de los economistas americanos, dada su propuesta de agresiva reducción de impuestos y ajustes insignificantes en el gasto público, en nuestro caso el candidato oficialista ni siquiera se da por enterado de la bomba de tiempo fiscal que deja como herencia el actual gobierno, ahora no sé si por conveniencia típicamente populista o por un total desconocimiento del tema.    

En contraste a la promesa de Donald Trump de reducir drásticamente los impuestos,  que también mereció fuertes críticas de este cónclave de prestigiosos economistas por partir de falsas estadísticas, Lenin Moreno apuesta a dejar constante la carga tributaria para seguir financiando un excesivo e ineficiente gasto público, lo cual es totalmente criticable por cuanto representa una invitación formal a la fiesta de despedida de la dolarización. Naturalmente cualquier disminución de la presión tributaria debe ir acompañada de una reducción paralela del gasto público, a fin de no meter más candela en las finanzas públicas.

Finalmente en lo que se refiere al ataque frontal a la inmigración por parte del candidato republicano en Estados Unidos que si bien no aplica en nuestro país, la contrarréplica que hicieron los expertos, sí; por cuanto todo el baratillo de ofertas del candidato Lenin Moreno en una presentación espiritual de amor, bondad y elevación a los altares al mejor estilo de la Madre Teresa de Calcuta, representa solamente una cortina de humo para confundir a los votantes acerca de los verdaderos problemas que aquejan nuestra economía como son los desequilibrios macroeconómicos, la corrupción sistémica, la recesión económica y la falta de empleo bajo responsabilidad directa de su partido.  

Por todas estas razones expuestas por lo más selecto de la profesión y que aplica a nivel mundial, para Ecuador resulta clarísimo por quién no debemos votar, y si consideramos que el mejor candidato sería aquel que comulgue con las recomendaciones realizadas por estos verdaderos expertos y referentes de las buenas prácticas económicas y que tenga reales posibilidades de ganar según las encuestas, definitivamente mi voto es por Guillermo Lasso y esa es mi recomendación con todo comedimiento.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *