MENU
Ave Fenix Ecuador

by • December 22, 2014 • Estuardo MeloComments (1)1395

DURA TAREA Por Estuardo Melo

EStuardo meloEl Ecuador como República tendrá que resurgir de sus cenizas, luego de 10 años de populismo y con un barril de $40, se verá avocado con seriedad y clarividencia, a la restauración de su institucionalidad, junto con la conservación de su régimen de Derecho, único referente válido para la convivencia. Dos palabras semejantes a la “Restauración Conservadora” que el régimen teme y que resulta lógica frente a la absurda aventura Correísta de Cubanizar el País y Calcutizar su economía.

Para ello se requiere examinar minuciosamente al régimen Correísta y exponer esos resultados a consideración de la gente, especialmente ante los votantes que permitieron la deriva, transparentando sus errores, ligerezas y prepotencia al creerse dueños del País; restaurar el sentido de legalidad y justicia y por sobre todo estructurar un régimen plural basado en un Concepto Democrático, que ofrezca a la ciudadanía certezas en el desempeño de la Economía, las Finanzas Públicas, la Gestión Gubernamental y el Desarrollo progresivo del País.

Se deben conformar equipos con especialistas y técnicos, con cuyos conocimientos esclarezcan y orienten la ruta de los planes y programas que se vayan a acometer, sin opción a error.

Con esa contribución, se formulará un Plan Nacional de Desarrollo para 20 o 30 años, dividido en igual número de etapas a los períodos presidenciales y cada Presidente estará Constitucionalmente obligado a demostrar que su etapa fue cabalmente cumplida, hasta que el plazo de la planificación se agote. Será una camisa de fuerza moral que evite al repugnante populismo y a la improvisación clientelar que hoy por hoy es el menú diario. Un gobierno de power point, tele-pronter, pasarela, sánduche y sabatina.

Esa será una gran oportunidad para que el país cumpla con sus metas y satisfaga de ser posible las necesidades de la población, ahora sumida entre la caridad y la miseria, el hambre y la necesidad.

La propuesta a los Ecuatorianos deberá estar revestida de solemnidad y firmeza. Es fundamental que se contraste esa imagen, con la del pasado inmediato, con la enorme improvisación en la nominación ministerial, en el reciclaje de ministros, en el nombramiento para desmoralizar a subalternos.

Un Ministro de Defensa que surja de las filas del Ejército, en servicio activo o pasivo, que sepa fehacientemente lo que significa su ejecutoria en la defensa del País; Un Canciller, nombrado gracias a su desempeño como Diplomático de Carrera y no por diplomáticos hechos a la carrera que se creen tales porque cruzan la pierna en las reuniones; Un Ministro de Cultura, culto y laureado en las ciencias o en las artes; Un Ministro de Desarrollo Urbano y Vivienda, que conozca de Urbanismo, Planificación Urbana y asentamientos humanos, que promueva el Desarrollo Urbano planificado y el Desarrollo Rural productivo; Un Ministro de Economía y Finanzas que no se diga categórico, sino analítico, para que las políticas económicas del gobierno, no afecten a la frágil economía del país y principalmente que no se crea dueño del dinero de los ecuatorianos. Un Ministro de Educación, que al menos conozca las respuestas a evaluaciones a las que somete a estudiantes y maestros. Un Ministro del Interior, al que no se le “escapen” los narcos en sus narices. Un Ministro del Ambiente, que rinda cuentas por 30 años de contaminación petrolera y principalmente la remedie; que rinda cuentas por los árboles que sembró y por los que permitió talar, que explique si las Licencias Ambientales que emitió, tienen rigor científico. Ministros de Energía que sepan en qué va a utilizarse la energía que el CONELEC produce y que no hagan negocio con proyectos dudosos. Un Ministro de Industrias, Comercio, Integración, Agricultura y Pesca, que tenga bien claro el valor que tienen las políticas de gobierno en la actividad privada, las inversiones en el campo productivo, la contribución que generan en divisas, la contribución en impuestos, creación de plazas de empleo y su contribución en el PIB y la equidad redistributiva de sus ganancias. Que no vean al empresario privado como ladrón y lo acosen sistemáticamente.

En fin, personas honorables que no vean a su contribución patriótica, como oportunidad para formar fondos de la próxima campaña o enriquecimiento personal.

Si bajo esos parámetros se conforman equipos técnicos intermedios, bajo el criterio de un Presidente sin terceras intenciones ni aberraciones ocultas, se va a percibir el progreso en todos los sentidos.

En el Nuevo Gobierno, la Inversión Estatal, no va a requerir de propaganda, pero si va a requerir de auditoría que demuestre que se administra honradamente, que los Programas Estatales, son producto de necesidades reales y no como ahora, proyectos de relumbrón y muestrarios sin efecto general, que más parece que las obras se realizan más para enriquecer a terceros que para cumplir objetivos.

Los Proyectos Nacionales deberán ser financiera y ambientalmente sustentables, la inversión recuperable en el tiempo y con un claro pronóstico del costo- beneficio. En la Contratación Pública, el enemigo a vencer es el sobrecosto de los Precios Unitarios y la adjudicación a dedo. En contraste, se deberán exponer todos los proyectos que sin beneficio de inventario han sido realizados a medias con inversiones cuantiosas y sin ejecución efectiva.

Ojalá nuestros expertos logren construir escenarios económicos de lo que ha significado un ingreso de Dos Cientos Billones de Dólares gastados en ocho años y lo que esto habría significado en inversión productiva, plazas de trabajo y bienestar, con costos razonables y proyectos sustentables. Además con un gobierno que hubiera patrocinado la inversión privada, interna o externa, para los mismos objetivos. Seguramente este país tendría una tasa de crecimiento de al menos el 8%.

Alístense Ecuatorianos para un cambio real originado por ecuatorianos, no inspirado por la Carta de Castro o por el populismo de Chávez, ni viabilizado por los aportes de campaña del propulsor del Alba o en el “apoyo para protección del Mono Jojoy”, porque nadie quiere estar en el arrastre de Maduro ni la situación Argentina provocada por los Kirchner..

happy wheels

Related Posts

One Response to DURA TAREA Por Estuardo Melo

  1. carlosarguello says:

    Excelente comentario. Realmente nos van a costar 50 años de recuperacion para lograr estsbilizr la patria luego de esta abismal y aberrante corrupcion, sin parangon en la historia de la republica. Pero, lo vamos a hacer, vamos a recuperar la patria libre para nuestros hijos y nietos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *