MENU
diagnosticando

by • March 9, 2016 • Carlos RiveraComments (1)674

Diagnosticando al paciente Por Carlos Rivera

Carlos RiveraSi bien Ecuador no se ha declarado en “crisis económica”, me parece que el estado actual de la economía califica para esa condición.  En el tercer trimestre de 2015, el PIB a precios constantes mostró una variación inter-anual de -0.8%, y aunque no se conoce el resultado del último trimestre, con seguridad se confirmará esta tendencia y se podrá concluir técnicamente que estamos en recesión.

Más impactante todavía es el deterioro de las expectativas en el Índice de Confianza del Consumidor del Banco Central que cae de 53.8 en noviembre 2013 a 39.4 en enero 2016, algo similar ocurre con la percepción de los mercados financieros internacionales sobre la capacidad de pago de Ecuador (riesgo país), que pasa de 887 puntos el 02/01/15 a 1391 puntos el 29/02/16, que en buena parte se explica por el crecimiento de la deuda pública que a diciembre 2015 alcanzó 32.770 millones de dólares (33.07% del PIB), que si no se estabiliza y se acerca al tope que permite la Constitución que es del 40% del PIB, se estaría activando una verdadera bomba de tiempo.

Este ambiente de preocupación y pesimismo se refleja en la violenta caída de la inversión el año pasado (-11.1%) y una ralentización del consumo privado asociado al deterioro del mercado laboral, particularmente del subempleo que en diciembre 2015 alcanzo un 14% de la PEA, 5 puntos por encima de lo registrado en igual mes de 2012. Los otros indicadores laborales si bien no han cambiado mayormente, siguen ubicados en un rango preocupante, o acaso un casi 50% de empleo inadecuado a diciembre 2015 puede pasar desapercibido.

El sistema financiero si bien no exhibe indicadores de alerta roja, no ayuda mucho al optimismo la reducción de los depósitos totales y créditos privados en 2719 y 1042 millones en uno y otro caso respectivamente durante 2015. Por otro lado, de nada ha servido el impuesto a la salida de divisas y las salvaguardias arancelarias, el déficit de la balanza comercial ha aumentado vertiginosamente de 440 millones en 2012 a 2092 millones en 2015. Su explicación, la apreciación del tipo de cambio real que pasó de 94.25 a 86.30 en este mismo período, como consecuencia del aumento del gasto y la inversión pública en una suerte de déficits gemelos. No obstante de ello, las  implicancias negativas para la liquidez del sistema estuvieron acotadas, por cuanto el déficit de la cuenta corriente como porcentaje del PIB no superó el l.03%. No se conoce los resultados en 2015, pero todo parece indicar que esto podría comenzar a ser un problema.

Mi diagnóstico es que no es una enfermedad viral que se cura con la reversión de los precios del petróleo, sino una infección que requiere una buena dosis de antibióticos. El nombre de la enfermedad y la receta se discutirá en los siguientes artículos.

Por Carlos Rivera. Economista. MSC en Economía

diagnosticando

happy wheels

Related Posts

One Response to Diagnosticando al paciente Por Carlos Rivera

  1. Manuel Posso says:

    EL TRABAJO EN EL MUNDO
    La protección brindada por el seguro de desempleo son Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, España, Islandia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Portugal, Suecia y Suiza Australia, Canadá, Irlanda, Japón, Nueva Zelandia, el Reino Unido, los Estados Unidos, Argentina, Barbados, Brasil, México, Perú y Uruguay con diferentes formas de financiamiento y resultados
    El número de trabajadores pobres sigue siendo alto a pesar de los muchos progresos alcanzados y será necesario crear unos 200 millones de empleos nuevos en los próximos cinco años para mantener el ritmo de crecimiento de la población en edad de trabajar en los países emergentes y los países en desarrollo lo que obligará a muchos jóvenes con formación a emigrar.
    Desafíos para Ecuador
    1. Promover una capacidad productiva diversificada, en lugar de limitarse a liberalizar el comercio.
    2. Fortalecer las instituciones del mercado de trabajo, sin restringir derechos
    3. Utilizar los pisos de protección social, en salud, como impulsores del empleo de calidad y del desarrollo, para la población no contributiva en especial de la mujer.
    4. Garantizar una evolución equilibrada de los ingresos para evitar los perjuicios que acarrean las desigualdades de la población aportante y la informal.
    El proyecto de Ley, que busca precautelar y generar empleo en momentos de dificultades económicas con el SEGURO DE DESEMPLEO que tramita el Legislativo no enfoca el problema de fondo y será otra medida parche que a la vuelta de la esquina se volverá a reformar por falta de financiamiento y compromiso del empleador
    Dr. Manuel Posso Zumárraga
    [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *