MENU
Correa renunica

by • September 9, 2015 • Estuardo MeloComments (0)2158

DEBER INEXCUSABLE Por Estuardo Melo

EStuardo meloCuánto beneficio recibiría el país, si el Presidente comprendiendo su fracaso social, político, administrativo y económico, presentara por libre y espontánea voluntad su renuncia al cargo y los opositores lograran encontrar una fórmula de consenso para sacar al país del empantanamiento al que nos condujo.
Porque si alguien supuso que el gobierno iba a rectificar sus acciones para evitar el la quiebra de la situación fiscal, y la descomposición de la macro economía del país, se equivocó. Basta remitirse a la tozudez y necedad del gobernante frente a sus propios errores.

Ya sin contar con un solo centavo en las arcas fiscales, continúa contratando obra extravagante, sin fondos propios, utilizando créditos costosos, como las 400 hectáreas para vivienda en Monte Sinaí con convocatoria internacional, la plataforma gubernamental de Quito, la Autopista Santo Domingo Quevedo, o las viviendas del hogar de Cristo de $5.000, con crédito de la CAF. No tienen ni para pagar sueldos, pero la obra y el endeudamiento siguen. Los ingresos petroleros desaparecieron, pero los municipios siguen recibiendo dinero ya no de regalías, sino de los créditos externos de libre disponibilidad impagables.

Para los ecuatorianos lo lógico, sano, coherente, y correcto, sería contar con la renuncia del Presidente y con ese acto de honestidad intelectual y ética visto su fracaso, la situación del país cambiaría radicalmente. Concomitantemente, un comité de crisis que tome decisiones para salvar la situación económica y un gobierno de transición para desmontar el hiper-presidencialismo.

Solo con eso, sin necesidad de asumir medida alguna, los capitales nacionales volverían, los inversionistas internacionales presentarían nuevos planes, el riesgo país descendería, la producción se reactivaría y hasta las exportaciones mejorarían. Todo ese halo de negatividad desaparecería: Sabatinas, insultos, animadversión, venganza, retaliaciones, justicia parcializada y el ánimo de la sociedad convalecería, alejando al quinceañero resentido y su gavilla de guacharnacos.

De hecho la renuncia tendría que estar acompañada por el despido masivo de todo el redil ovejero. ¨Los y las¨ obsecuentes Asambleístas, los cuarenta ministros y secretarios, los vice ministros, el ministro de interiores de encaje, subsecretarios y asesores, publicistas, proveedores de sándwiches, fabricantes de conspiraciones, insolentes recaderos, todos con juicios respectivamente instaurados para responder por los ocho años de sumisión cómplice. A cada quién su culpa, de acuerdo con sus responsabilidades.

Entonces, con la instauración de un gobierno de transición, podría desarmarse toda la parafernalia maliciosa. Tal vez uno o dos años para desmontar Leyes, organismos para-policiales, súper-intendencias extorsivas, todo rastro de fascismo, además de las siguientes tareas:

– Lo primero, para restaurar la economía, promediar costos de producción nacional y la importada para combustibles y así, desalentar el consumo llevando al país hacia una economía de costos, sin subsidios. Eliminar subsidios pero a cambio, ofrecer plazas de trabajo.
– Dejar sin efecto leyes que atentan contra derechos y principios. Mordaza, confiscación, coerción, exclusión, segregación, fuera del esquema legal.
– Eliminar ministerios y secretarías inútiles y glosar los salarios no devengados, viáticos y gastos de viaje, a funcionarios que no presentaron informes válidos ni real beneficio.
– Eliminar partidas de asesores para asambleístas y ministros.
– Eliminar partidas de los últimos burócratas nombrados y fijar salarios realmente correspondientes a la función, en contrario a los fijados con el pretexto de la equiparación salarial, ligados a capacidad real de pago por parte del Estado.
– Recuperación todo el dinero público que fue obtenido por sobreprecios y concusión en los contratos del Estado. Una labor titánica.
– Obligar a declarar por detector de mentiras, a todos los funcionarios que los suscribieron y a los funcionarios de confianza que conocen del dolo en la contratación pública. Una auténtica cacería de brujas!
– Recuperar, incautar, confiscar y expropiar, todos los bienes que hubieran sido adquiridos por funcionarios del gobierno, en efectivo, sin justificación de origen, como delito de lavado de activos.
– Revisar el pago de impuestos a grandes contribuyentes, que tuvieran indicios de favoritismo o revancha política.
– Revisar la condición y precio de todos los contratos suscritos por este gobierno, hasta para la compra de papel higiénico, a partir del año 2006.
– Cambiar el precepto de presunción de inocencia, por presunción de culpabilidad para todos quienes ocuparon funciones públicas.
– Conseguir un convenio para transparentar la apertura de cuentas en bancos Suizos y en todos aquellos que se prestan para apertura de cuentas sin exigir certificado de origen de fondos.
– Solicitar informes a la Policía Suiza, sobre las actividades de viajes estatales, que pasaron sospechosamente por Ginebra.
– Exigir la devolución de donaciones ilegales a países terceros en los que el Presidente entregó fondos del tesoro nacional, prohibidos por la Ley.
– Recuperar fondos de inversiones estatales cediendo a inversionistas privados para su administración, como otrora lo hiciera la CFN.
– Rematar todos los vehículos de lujo, aviones, yates, helicópteros, 4×4´s que hayan sido adquiridos apartados de la disciplina fiscal.
– Incautar los fondos del Estado conseguidos por contratos con información privilegiada. V.gr. -Transporte de Urea-.
– Glosar los dineros cobrados por pago de pautas publicitarias del tiempo aire utilizado por el gobierno, programas en cadenas obligatorias.
– Incautar dineros cobrados por brókeres petroleros, para transacciones de petróleo de gobierno a gobierno con la China.
– Glosar los valores invertidos en obras suntuarias, faraónicas o elefantes blancos sin beneficio.
– Condenar a la devolución de los fondos invertidos anticipadamente en obras que no contaban con financiamiento real ni sustentable, por quienes lo autorizaron.
– Vender y concesionar negocios improductivos del Estado, como el Ferrocarril, el Telégrafo, canales incautados, envasadora de gas, terminales aéreas, Ciudad Alfaro.
– Devolver gobernanza y personería jurídica al IESS, para que pueda recuperar los fondos entregados al Estado.
– Realizar auditoría a las empresas incautadas a los hermanos Isaías a las que quebraron y señalar responsables del usufructo indebido de sus fondos.
– Conseguir la devolución del EQ2, por ser una lesión enorme al Estado. Señalar responsables.
– Fiscalizar las escuelas del milenio y analizar el programa implantado de construcción escolar.
– Revertir adjudicación de unidades productivas agrícolas embargadas e integrarlas a un plan productivo.
– Realizar una estimación real del costo de atención a los pacientes hospitalarios y buscar su sustentabilidad.
– En cualquier caso, decidir que todos los proyectos nacionales vayan acompañados de estudios que respalden su sustentabilidad económica y la justificación del costo vs. Beneficio y la certificación de los fondos para su ejecución.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *