MENU
Informe Correa

by • May 11, 2016 • Estuardo MeloComments (1)4134

CULPABLE, POR ACCION U OMISIÓN Por Estuardo Melo

EStuardo meloDe acuerdo al Artículo 141 de la Constitución Política del Estado, el Presidente de la República, como jefe del Estado y el gobierno, es el responsable de la Administración Pública. Como parte de la Función Ejecutiva, debe cumplir en el ámbito de su competencia, atribuciones como la rectoría, planificación, ejecución y evaluación de políticas públicas y planes nacionales. De acuerdo a la Constitución que juró cumplir, debió permanecer cuatro años en funciones y ser reelegido por una sola vez.

Es por causa de esta disposición constitucional, que tuvo que abstenerse de ser reelegido, a pesar de que la Corte Constitucional y la Asamblea lo aprobaran, porque habría caído en perjurio.

Entre las atribuciones y deberes del Presidente, está la de cumplir y hacer cumplir la Constitución, las Leyes, los tratados y normas jurídicas.

Sin embargo, al examinar sus actuaciones como Presidente, Rafael Correa no fue claro al presentar ante la Asamblea Nacional los lineamientos fundamentales de las políticas y acciones de su ejercicio, cuando se refirió en medias palabras a su intención, puesta en práctica durante sus tres períodos, de transformar políticamente al Ecuador en un régimen comunista.

Siendo de su obligación definir y dirigir las políticas públicas inherentes a su función, se abstuvo también de presentar la propuesta de un Plan Nacional de Desarrollo, ante el Consejo Nacional de Planificación. A ese consejo lo transformó en la Secretaria Nacional de Planificación, (SEMPLADES) adscrita a la Presidencia, alterando la Estructura fundamental de la Constitución  y del Estado, modificando el concepto de Plan Nacional de Desarrollo al convertirlo en otro distinto denominado Plan Nacional del Buen Vivir, no como un instrumento para canalizar objetivos macroeconómicos de desarrollo, sino como una ruta de transformación del Estado Ecuatoriano hacia el comunismo.

Dirigió la Administración pública de forma sui-géneris, concentrando las decisiones en su persona, asumiendo la jefatura de todas las funciones del Estado e influyendo en las mismas como parte de un control político férreo y absoluto, evitando que el sistema de justicia, las entidades de control y de participación ciudadana, pudieran ejercer independientemente sus atribuciones, evitando la auditoría en el gasto y la calidad de la gestión pública. Esta anomalía permitió que a lo largo de 10 años aparezcan desfases económicos y financieros de funestas consecuencias. Pretendió también el control político de su movimiento en la elección de autoridades seccionales.

Propició también un agigantamiento de los entes gubernamentales, como fórmula para mantener a sus adeptos políticos dentro del gobierno y bajo su control, creando y modificando los ministerios, entidades e instancias de coordinación en forma tal, que en 9 años triplicó el valor de la carga salarial de la burocracia y del gasto corriente.

Cada año, para cumplir con su obligación de presentar el informe de cumplimiento de labores, lo hizo dando cuenta de la ejecución de obras e intenciones, a falta de planificación económica, ordenamiento financiero y planes coherentes con objetivos evaluables y la Asamblea tampoco emitió informes ni análisis sobre sus presentaciones, puesto que eran tácitamente aceptados, sin aprobación ni objeciones en virtud de la obsecuencia manifiesta de los cien asambleístas de mayoría oficialista. Un desempeño desordenado y caótico, dominado por un comportamiento populista y clientelar, desligado del concepto de planificación sectorial, análisis de costo-beneficio ni inserción y coherencia. Más parecía la compulsiva necesidad de gastar en obras para lucimiento personal y de su gobierno, con graves imputaciones de sobreprecio y corrupción, que por opacidad de la gestión, todavía no salen a luz.

El envío de Proformas presupuestarias, otra de sus obligaciones constitucionales, también ha sido objeto de anomalías graves, al diferir de lo propuesto a lo ejecutado y por malversar valores, especialmente de los ingresos por venta de petróleo, cuyos precios de referencia nunca fueron respetados, utilizando los diferenciales que debieron preservarse y generando déficits  anuales, que con el tiempo sumaron una deuda que a la fecha alcanzó a Cuarenta y cinco mil millones de dólares. Una deuda que resulta impagable en el año 2016 por la falta de recursos nacionales, mala planificación económica, ineptitud y defectuosa administración de los bienes públicos.

El nombramiento y remoción de ministros de Estado y otros funcionarios, resultó en los nueve años de este gobierno, un intercambio interminable de pases de una cartera a otra, sin considerar de ninguna forma la necesidad de funcionarios aptos, con conocimientos suficientes para el manejo de cada cartera, sino más bien en el afán de mantener una argolla cerrada y fiel a los designios del primer mandatario, sin cuya venia no procedía decisión alguna. También participaron en el gabinete parejas de esposos en diversas funciones y ministros o asambleístas que pasaban a funciones diplomáticas o del ejecutivo. Ese demérito en las capacidades administrativas, devino en una mala gestión que finalmente terminó luego de casi 10 años en el colapso del gobierno y sus consecuencias nefastas para el país. Nombró a ex guerrilleros, poetas, músicos y muchos otros con criterios de exclusiva afinidad ideológica sin considerar la necesidad de personas con capacidad, visisón y liderazgo suficientes.

Con respecto a la definición de la política exterior del país, este gobierno ha sido criticado por evidentes equívocos y poco profesionalismo en las relaciones internacionales, criticadas frontalmente por quienes son verdaderos profesionales y no personajes improvisados, que hacen diplomacia en bicicleta.

Prácticamente toda la iniciativa legislativa ha sido asumida por el poder Ejecutivo. Todas las Leyes aprobadas, casi sin observaciones por la Asamblea, fueron remitidas por el Secretario jurídico de la Presidencia y las modificaciones fueron vetadas. La modalidad adoptada por la asamblea en la aprobación de las Leyes, muchas enviadas con carácter urgente, evitó su análisis y discusión, aprobando en muchos casos con fallas que obligaron a enmiendas posteriores.

En muchos casos, los reglamentos expedidos por el Ejecutivo, alteraron el sentido de la Ley y provocaron la sensación de permanente abuso de poder.

Cuando por iniciativa legislativa solicitada por el Presidente en una sabatina, manifestó su deseo de ser reelecto para un nuevo período y ante el riesgo de perder la consulta para modificar la Constitución, la Asamblea y la Corte Constitucional, ambos bajo  su control,  cometieron errores de procedimiento y legalidad  y  aprobaron la iniciativa para que la Asamblea Nacional la apruebe de forma directa, pero el trámite ha sido un prevaricato flagrante de la Corte Constitucional, porque la reforma atenta contra la estructura fundamental de la Constitución, sin que ese vicio se hubiera consultado a otras instancias.

Con la Policía Nacional y las fuerzas armadas, ha protagonizado desacuerdos, principalmente motivados porque al ser instituciones jerarquizadas, la exótica teoría de la justicia que patrocina la igualdad entre personas, no admite tal jerarquía ni diferencias entre sus miembros.

En cuanto a soberanía, ha auspiciado acciones ambiguas en su defensa. Mientras tiene una enorme dependencia del financiamiento chino, procura independencia y lejanía de las grandes potencias mundiales, evitando la globalización y el mercado de  libre comercio. Esa posición ha ocasionado una cuantiosa pérdida en la expansión de la economía en el sector privado e ingresos para el Estado.

Atentó gravemente en contra de la seguridad y estabilidad del Estado, cuando llevó durante su gobierno haacia una crisis económica, después de haber mal administrado la bonanza del país debida a los precios internacionales del petróleo. Desestabilizó al sistema de seguridad social y puso en grave riesgo a la dolarización, dejando ilíquida a la economía y con una enorme deuda que mantendrá al Ecuador en recesión por al menos 10 años.

La situación creada por el gobierno, ha contaminado a los agentes económicos, que van cayendo paulatinamente en una desaceleración de inversiones, iniciativas y empleo, haciendo crítica la situación de dos millones de ecuatorianos en  edad de trabajar.

A la fecha, el gobierno no tiene fondos ni para el pago de salarios, obligándose a conseguir dinero en las peores condiciones del mercado, con créditos costosos y condicionados, con la venta de activos productivos y el embargo de la producción petrolera.

Todo esto es la suma de las ineficiencias, ausencia de planificación económica, gasto excesivo, infraestructura costosa y mal pensada, malos programas de gobierno, personal ineficiente e improvisado y especialmente un sesgo ideológico venenoso y carnívoro, que carcomió la economía del país, su institucionalidad y su esperanza en el futuro.

El país debe considerar seriamente el enjuiciamiento del mandatario ante organismos internacionales, por haber llevado al país a una situación de insolvencia y a los ecuatorianos a una situación de crisis que no estalla como en Venezuela exclusivamente porque todavía no decidió embargar los bienes en manos privadas ni apropiarse de los depósitos del ahorro nacional, que al parecer era su última etapa de gobierno.

Al dejar ilíquido al sistema, podía justificar la confiscación de bienes, activos y fondos privados, para pasar a conformar la supuesta “Propiedad Republicana”, como en Cuba.

Nada más justo que llevarlo a los tribunales, para que pague por sus aberraciones y errores.

Informe Correa

 

 

 

happy wheels

Related Posts

One Response to CULPABLE, POR ACCION U OMISIÓN Por Estuardo Melo

  1. Gerardo Niquinga Castro says:

    EXCELENTE… SI, ES UNA SALIDA EXTRAORDIANRIAQ, ES EL PASO INICIAL QUE DEBE DAR EL PRÓXIMO PRESIDENTE… ME LLENA DE ORGULLO UN SESUDO ANÁLISIS DE LA REALILDAD NACIONAL… CORREA DEBE SER ENJUICIADO ANTE ORGANISMOS INTERNACIONALES Y SE PUEDA LOGRAR JUSTICIA PARA ESTE PAÍS Y ESTE PUEBLO DEL CUAL FORMO PARTE QUE ESTAMOS UN SITUACIÓN DE EXTREMA POBREZA Y MISERIA… MUY CERCE DE LO QUE SUCEDE EN CUBA Y VENEZUELA… FUERA CORREA FUERA… A LA CARCEL CORRERA SI A LA CARCEL…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *