MENU
Alberto Acosta y Correa

by • May 31, 2015 • Estuardo MeloComments (1)2232

CRÍTICAS EXPLÍCITAS Por Estuardo Melo

EStuardo meloHace algunos días, Alberto Acosta Espinosa y Jhon Cajas Guijarro, publicaron un informe detallado y analítico que titularon ¨Las 5 costuras del manejo económico del correísmo¨, en la revista digital PLAN V. Un informe cuyo enfoque principal es demostrar que el manejo económico del gobierno de la revolución ciudadana, no cumplió con sus objetivos de cambio hacia el socialismo. Desglosaron su análisis en cinco ejes:

  1. El golpe desde los centros capitalistas, que tienen que ver con la baja del precio del barril del petróleo, la apreciación del dólar y el costo del dinero.
  2. La dependencia petrolera del país.
  3. La apreciación del dólar y escases del circulante.
  4. La expansión China en Ecuador y el retorno al FMI.
  5. El saldo de 8 años desperdiciados, a modo de conclusión.

El informe pretende desprestigiar la gestión económica del correísmo, porque dice que sus acciones se enfocaron a la modernización del capitalismo, desaprovechando todo lo que tuvieron a su favor como la bonanza económica, el capital político, la credibilidad de la gente y ser supuestamente un gobierno de economistas y tecnócratas por excelencia, que no lograron transformar como habría sido deseable (tanto para los autores del informe, como para los ideólogos del régimen) a la sociedad ecuatoriana, desperdiciando los ocho años en intentos fallidos y dubitaciones.

Pero al poner en evidencia su visión izquierdista de la crítica, presentaron cifras que bien analizadas, dan cuenta de lo que ha sido verdaderamente preocupante durante todos los años de este gobierno: Un verdadero caos en la planificación económica, en que el uso del dinero y los programas del gobierno revelan cómo el país fue llevado a una situación de crisis de la que difícilmente podremos salir.

El Artículo en mención establece que ¨ El supuesto proyecto post neoliberal “progresista”, de Rafael Correa, no tuvo un efecto post capitalista, ni auspició una sociedad solidaria para el Buen Vivir, sino un capitalismo de acelerada modernización¨.

Al establecer que en ocho años el Ecuador ha recibido ya el 61% de los ingresos petroleros producidos entre 1972 y 2015, la era petrolera está llegando a su fin y un manejo cuidadoso del recurso habría sido deseable.

Con un dólar revaluado en un 20%, las materias primas que necesitamos cuestan el 20% menos y los productos elaborados localmente deberían rebajar su costo, porque manejamos un dólar revaluado. Devela una economía sin indicadores ni efectos claros.

El petróleo desaparece como ingreso nacional, tanto por su costo bajo, cuanto porque su producción está pre vendida en un 80% para pago de créditos.

Si se hubiese contado con una planificación económica definida, prioridades del gasto, programación de inversiones, análisis de flujos de ingresos y egresos, el gobierno no habría estado forzado a contratar crédito al 10.5% de interés. Está claro que nuevamente transitamos por una senda de crisis grave y preocupante, producto de problemas exógenos petróleo, dólar, crédito costoso y mal manejo económico.

La única solución encontrada a la crisis ha sido la obtención de crédito y el endeudamiento sin fin. Un endeudamiento que nadie sabe cómo será pagado, excepto los Chinos, que tienen confiscada la producción petrolera.

En estas fechas, lo mejor hubiese sido contar con un convenio comercial con los EEUU, por la equiparación de precios en dólares. Una mayor competitividad de nuestros productos debió surgir de un ajuste a la baja por la revaluación del dólar, aunque prevalece el escollo de la estructura salarial y la inflexibilidad laboral. Sin embargo los convenios comerciales siempre fueron vetados por el gobierno, impidiendo la expansión de la producción exportable.

Los problemas exógenos del mercado, son difíciles de controlar, pero debieron preverse. No todo el problema radica en la baja del precio del petróleo, porque su producción ya estaba embargada para pagar los créditos para las hidroeléctricas. La real razón de la crisis, es la mala planificación del gasto, el incremento aleatorio del salario y el desorden de las inversiones, que no dieron lugar al ahorro.

Beneficiaron al aparato productivo porque los salarios incrementados dejaron excedentes para el consumo, tanto de bienes locales como importados, ayudando al desajuste de la balanza de pagos, por importación de bienes de consumo y creando un espejismo de bienestar.

La competitividad por depreciación del dólar era falsa. El país debió buscar competitividad real con bajas sustanciales en los costos de producción, salarios más reales y energía barata.

Si tuviéramos moneda propia, ya estaríamos con una inflación similar a la de Argentina o Venezuela. La dolarización ha sido una forma de estabilizar la economía y evitar el círculo vicioso de la depreciación monetaria y del salario. La reducción del flujo de dólares que ingresan al país, el Incentivo a las importaciones por apreciación del dólar, hacen que se restrinja el circulante. El Gobierno pierde capacidad de autofinanciarse. Y quedamos atrapados en la asfixia exógena. El financiamiento externo que está llegando a los límites marcados por la Ley y del cual como se ha dicho, no tiene clara la forma de repago.

En el año 2014, el precio por barril del petróleo fue de $100; en el 2015, $ 50 por barril en el mismo 2015 el valor referencial presupuestado es de $79.75 con una clara falla de estimación. Los ingresos previstos 2015 fueron de $ 19.660 millones, de los cuales $9.000 millones por exportaciones de crudo.

El precio promedio de importación de derivados con relación al precio promedio de exportación de crudo permitía prever que los altos precios eran transitorios y en algún momento iban a cambiar. Del año 2004 al 2006, con un barril de crudo se intercambiaba 0.64 de barril de derivado. Del año 2009 al 2014 Con un barril de petróleo se obtenía 0.8 de barril de derivados. En el año 2015 se vuelve a las condiciones anteriores (0.64).

El comportamiento de términos de intercambio en el 2009 debió considerarse atípico y debía preverse un deterioro de las condiciones. No se detectó la tendencia de disminución de precios: fue un error grave, falta de una alerta temprana y el valor del barril de petróleo no fue realista para el presupuesto del 2015. Si se fijaron los valores referenciales del barril de petróleo en todos los presupuestos anuales, la diferencia del valor también se lo gastó, dejando al país sin disponibilidad de fondos.

Además, hubo señales que indican transición del capital especulativo mundial de comodities hacia el mercado financiero. En el 2009 Precio WTI y Dow Jones crecen. En el 2014 y 2015 los precios disminuyen; En el 2012 índice Dow Jones crece más que el petróleo y en el 2014 el precio del crudo cae a los mismos niveles que en 2009. A fines de 2014 e inicios de 2015, el precio del crudo cae a niveles similares al 2009 mientras que el Dow Jones llega a los niveles más altos de su historia.

En el artículo de la referencia, se construyen varios escenarios para el análisis:

Con $50 por barril, luego de pagar tarifas de extracción, las exportaciones caen en $5.600 millones (2014-2015). Con precio por barril WTI en $60, las exportaciones caen en $4.100 millones.

Con precio $89 fijado en el presupuesto, (mal estimado), las exportaciones habrían superado los $366 millones, pero no fue así.

Con los ajustes a las importaciones y venta interna de derivados, con un precio de 50 dólares del WTI el reajuste a los ingresos presupuestados es de 3,500 millones de dólares. Con un precio del WTI de 60 dólares el reajuste sería de 2,600 millones de dólares.

Lo anterior permite ver con claridad el porqué de la condición extractivista para cubrir el las falencias de la economía, por la baja de los precios del petróleo.

Como respuestas en el ámbito fiscal, disminuyeron el presupuesto general en 1.420 millones de dólares (839,8 millones en gastos de inversión y 580 millones en gasto corriente). La necesidad de disminuir 3,500 millones por la caída de ingresos petroleros (barril WTI a 50 dólares), se requiere de 2,100 millones de dólares para mantener el monto presupuestado.

El presupuesto original 2015, requería de un financiamiento de 8,8 mil millones de dólares, más el faltante por caída de precios, se requiere de $10,900 millones de dólares.

Lo que queda es la focalización y/o eliminación de subsidios, que puede aumentar la pobreza y la inflación.

La Ley de justicia Laboral, el recorte de 1.100 millones al IESS que evita la acumulación de deudas con el IESS, bajan la necesidad de financiamiento global.

El gobierno se ha visto obligado a adoptar salvaguardias como una decisión que demuestra gravedad de la crisis. La ausencia de una concepción estratégica en mercados internacionales, una improvisación   continúa en 8 años con políticas económicas poco creíbles y estables y sin efectos visibles de transformación de la matriz productiva. El discurso altivo y soberano resultó incompatible con aprobación de salvaguardias por parte del FMI y OMC.

La situación económica alarma y preocupa. Con un dólar caro, las importaciones baratas, exportaciones que encarecen, la reactivación económica los Estados Unidos y el aumento de dependencia petrolera, permite avizorar una profunda crisis.

Para colmo, la producción y exportación no petrolera afectadas por problemas estructurales y coyunturales. La economía ecuatoriana sería importadora neta de no ser por la venta de petróleo, esto se comprueba por el déficit de 1.200 millones 2014 y la presión para mayor endeudamiento externo. En el 2014 un 30% de importaciones correspondió a materias primas, un 25% en bienes de capital. La salida de divisas proviene de alta dependencia de productos extranjeros de la producción nacional. Este factor no fue punto de partida para conseguir una industrialización sostenida. La industria en 8 años ha mantenido estable su participación del 8% del PIB.

La disminución de flujo de dólares afecta al gasto, la inversión y la liquidez de la economía; la estabilidad de la dolarización ha sido afectada. El efecto de deflación y contracción de la producción es muy probable. Un escenario similar al de Argentina cuando salió de la convertibilidad.

La posibilidad de escasez del circulante en el sistema de dolarización se ve inminente, porque el sector público es el que sostiene ingreso neto de dólares a la economía: exportación de petróleo y créditos, mientras que el sector privado provoca la salida de divisas por importación de bienes de consumo, materias primas, bienes de capital y la economía primario exportadora no logra equilibrar la balanza comercial.

Otro factor coadyuvante son los contratos chinos para grandes obras que significan ingreso de divisas por los créditos vinculados, pero salida de esas mismas divisas por pago de equipo y mano de obra.

En el 2014, el sector público generó un ingreso neto de dólares por 6.960 millones mientras que el sector privado generó una salida neta de dólares por 5 mil millones. A estos valores deben sumarse los ingresos por exportación de productos del sector privado por $12.500 millones. Con esto, el saldo de dólares que ingresaron a la economía en 2014 fue de 14.374 millones de dólares. Por la crisis disminuyen los ingresos por exportaciones petroleras, y por consiguiente el flujo neto de dólares a la economía. La pérdida de confianza podría provocar una corrida bancaria y una fuga de capitales al exterior.

El propósito de salvaguardias para fortalecer la dolarización ha sido un mensaje político y en estas circunstancias no cabía exacerbar ánimo de agentes económicos, peor de aquellos con quienes hemos firmado un acuerdo comercial. Si la dolarización solucionó problemas de estabilidad de la economía, salir del sistema sería catastrófico e inaceptable. Por salvar la situación financiera actual, podrían acudir a la salida acelerada de la dolarización que puede paralizar al aparato productivo y sumir al país en una profunda crisis económica.

La aplicación del Código Monetario podría ofrecer algunas alternativas parciales para mantener el circulante dentro de la economía como el uso del dinero electrónico inorgánico o la repatriación de activos financieros: las políticas de comercio exterior y las salvaguardias arancelarias a colombianos y peruanos.

Una medida que produce alza de precios y pérdida de empleo, desestimula la economía y mantiene la estructura productiva con alta dependencia de bienes importados.

Pero más que devaluar, las economías de Colombia y Perú equipararon sus monedas a la revaluación del dólar. En nuestro caso, pudo pensarse que el sobre precio de los dólares en nuestras manos nos permitían obtener mejores precios para las materias primas y rebaja en los precios de fabricación local con consiguiente mejora de la competitividad. Pero en nuestro país, la economía no regula costos de producción ni precios de mercado. Es posible que las salvaguardias conspiren contra el único esfuerzo importante de ampliar nuestros mercados.

Entre las condiciones para mejorar la competitividad adoptadas por gobierno se propuso un incremento de salario básico en 14 dólares.

Expansión china y el retorno al redil del FMI

De los datos anuales en balanza de pagos, desde el año 2.010 al 2014 se ha mantenido saldos negativos.

En el 2009, durante la crisis internacional, la cuenta corriente no se ha recuperado. Con barril de $50, la cuenta corriente tiene déficit de 5.000 millones. Si   se calcula con el supuesto de un barril de $60, el déficit será de 4.100 millones.

El saldo negativo presiona la salida de capitales. Se requiere ingreso de dólares del exterior, vía inversión extranjera o endeudamiento. Un fuerte aumento de la cuenta financiera, (-1.850 millones) ocasiona el disparo de balanza de pagos. La economía ecuatoriana sostiene los saldos negativos con financiamiento externo y mantiene la inversión extranjera en niveles bajos.

En el 2013, el crudo WTI mantenía un valor de $98 y el crudo ecuatoriano era vendido con premio. A pesar de eso el gobierno requirió de financiamiento externo, para enfrentar su déficit presupuestario.

La necesidad de financiamiento para estabilizar la económica hizo que se tenga que recurrir al extractivismo para ajustar balanza de pagos y pagar endeudamiento. (Igual que en los 70 y 80). Esa condición limita las posibilidades para superar del subdesarrollo. Para paliar la crisis, lo único que hace el gobierno es conseguir financiamiento interno y externo. El financiamiento con fondos del IESS se ha complicado porque mantiene saldos rojos actuariales. Su déficit en salud llegó a $900 millones.

Un mayor endeudamiento externo difícil de cristalizar y no atiende temas estructurales sino coyunturales forzados por la situación económica. Las cifras de endeudamiento del país han evolucionado así:

Entre los años 2007 y 2015, el endeudamiento externo aumento en $7.400 millones y el interno; $9.400 millones, el endeudamiento privado externo 6.500 millones.

El endeudamiento público más alto de la historia es el actual. En 1.999 la deuda fue de 16.000 millones, mientras que en el 2015 deuda llegó a 30.000 millones.

La misma deuda con relación al PIB, en el 2007 fue del 30.2% con un PIB de $50.000 millones, alcanzó a $15.550 millones.

En el 2015 la deuda 27.9% con un PIB $100.000 millones, alcanzó a $ 29.900 millones. La disminución se explica por el crecimiento del PIB y no por reducción de deuda. Un crecimiento cuyo cálculo no ha sido justificado. (En diciembre de 1999, la deuda llegó al 124% del PIB. El 100% en deuda externa y 24% en deuda interna).

El costo del financiamiento contratado por la revolución ciudadana ha sido: Para 17.000 millones al 5.1% y 8% (China) más alto que con los multi-laterales. Los créditos chinos no tienen los condicionamientos del consenso de Washington y son créditos de plazos cortos (4-8 años), generalmente atados a proyectos extractivistas, obras y compras. A esos valores se añaden los pagos en preventa de petróleo a la China. El saldo adeudado a la fecha 1.800 millones (Nov 2014). El 80 o 90% de los volúmenes de exportación de próximos años. La necesidad de financiamiento de $8.800 millones, más las preventas, más mil millones por disminución de precio barril petróleo, permiten apreciar que el financiamiento requerido para el 2015, será de $10.700 millones. (Sin disminución de pago al IESS).

Ecuador retorna al Banco Mundial FMI, por dificultades para conseguir créditos chinos en el 2014. Se retoman las revisiones anuales de la economía, aspecto fundamental para la emisión de bonos soberanos 2024 por $2000 millones, luego del reinicio de relaciones.

Simultáneamente se contrata el Gold Swap con Goldman Sachs. En esa transacción recibió $ 465.6 millones de onzas de oro por $ 604 millones de dólares. Oro para respaldar emisión de bonos soberanos,

En el prospecto de emisión de bonos 2024, se ubica a las reservas del ITT para asegurar pago, con los Ingresos ITT por 18.000 millones a valor presente, que con un valor de crudo WTI a $50 el costo de la reserva disminuye en un 50%.

La gestión del crédito chino de 7.500 millones demuestra la urgencia por conseguir fondos de liquidez. Fue ofrecido con un plazo 30 años, e interés 2%, sin embargo, son créditos inciertos sin información. El gobierno dice que en 2015 llegarán 4.000 millones, de los cuales, $1.500 millones serán de libre disponibilidad. (Es decir para gasto corriente). En mayo se espera el primer desembolso de 500 millones. Existen dudas sobre la efectividad de los créditos ofrecidos.

Otros créditos gestionados por Ecuador en éste período son: $800 millones BID ($500 de libre disponibilidad), y un crédito tailandés por 500 millones –sin confirmar.

En resumen, los ingresos por créditos en el año 2015-han sido; $4.800 millones crédito externo. La brecha generada por la baja del precio referencial del petróleo (WTI 50) es de $6.300 millones, lo cual deja a la cifra de necesidad financiamiento $11.100 millones.

Ante la dificultad de recurrir a más preventas de petróleo, por estar ya comprometidas con China, Es muy probable que petróleo del Yasuni esté también comprometido. En esa circunstancia, se avizoran posibles más contratos de obras públicas con compañías chinas; acceso con facilidades para mineras chinas. (La construcción con empresas chinas significa salida de divisas por el pago de materiales, mano de obra y equipos a China).

Por otra parte, ante el incremento de tasa LIBOR, los $6.600 millones de deuda pública con tasas flotantes, incrementará el valor de repago.

El gobierno cae en la órbita expansiva de imperio chino, transita por senda fondomonetarista, igual que en larga noche neoliberal criticada por Correa, Nombra un nuevo representante ante el FMI que presumiblemente se encargará de nuevas negociaciones.

Para afrontar balanza de pagos, el gobierno promueva apertura a la inversión extranjera, junto con el posible desmontaje de normativas ambientales y laborales. Además promoverá ajustes a reservas internacionales (de libre disponibilidad) y a la salida de dólares por importaciones ya que las reservas internacionales permanecen estancadas y por el contrario se espera la caída de esas reservas.

Con el estancamiento de reservas y la salida divisas se pone en evidencia una reducción de la capacidad de cobertura para importaciones. En el 2008 se contaba con reservas para 4 meses, mientras que en el 2015 las reservas cubrirán solamente 1.8 meses, produciéndose una fragilidad economía por problemas de liquidez ya que las importaciones superan a las exportaciones y para remediarlo, se utilizan reservas.

El saldo de ocho años desperdiciados

La crisis provocada en los últimos 8 años de des-planificación, mal gasto y desorden, se agrava ahora por la reducción precios del petróleo, la apreciación del dólar y el encarecimiento del crédito. El Ecuador no se preparó para enfrentar esta crisis, El gobierno no sacó lecciones de la crisis 2008-2009, a pesar de ser un gobierno de economistas y tecnócratas.

Tómese en cuenta que este gobierno es el que ha estado más tiempo en funciones, el que mayores ingresos ha tenido y ha dispuesto de $230.000 millones entre el 2007 y 2015.

Además, el régimen contaba con suficiente información sobre realidad del país tenía elementos sólidos para consolidar alternativas de gobierno, ha gozado de respaldo popular, pudo utilizar una Constitución ad-hoc como hoja de ruta para transformación estructural del país, incluyendo su economía. Todo lo desperdició y destrozó, como a la Constitución a la que atropella e irrespeta. Ni consolidó un régimen castrista como lo establecía el ¨Plan Nacional del Buen vivir¨, ni auspició un plan de desarrollo tradicional para mejorar las condiciones de ingresos y trabajo para los ecuatorianos.

Los cambios no se pueden improvisar, porque los resultados toman tiempo. No se puede asumir un plan confiscatorio, para querer luego impulsar un sector privado que recela. No es válido el argumento de la falta de avance por estructuras heredadas, luego de 8 años. Mientras los ideólogos socialistas como Alberto Acosta aseguran que el gobierno no ha intentado cambios radicales para obtener sus objetivos y el Correismo impulsa la modernización capitalista, quienes nos oponemos a este régimen encontramos que el caos en el manejo económico ha llevado al país a una crisis difícil si no imposible de superar.

LA CRÍTICA DE ACOSTA Y CAJAS

El informe de la referencia nos permite considerar que el Plan Nacional del Buen Vivir, cuya autoría se atribuye a René Ramírez, parece haber sido impulsado tras bastidores por el Eco. Acosta, que ahora se lanza a exigir una rendición de cuentas sobre el cumplimiento de las estipulaciones del plan, que impulsa la Propiedad Republicana, el punto de quiebre de la sociedad de economía liberal, su transición hacia nuevos paradigmas de igualdad, de eliminación de la propiedad privada y la eliminación del concepto del CAPITAL y los sistemas de producción capitalistas, para pasar a sistemas comunitarios. Un plan que establecía que para el año 2013 debió concluirse, auspiciando la condición sine qua non de mantener una inyección de fondos permanente hasta llegar al punto de la transformación. Pero el dinero se consumió antes de hora.

Mientras que, para los señores Eco. ALBERTO ACOSTA Y JOHN CAJAS-GUIJARRO, autores del mencionado informe, la crítica principal es que no consiguieron cumplir con los objetivos revolucionarios y mantuvieron la elevada dependencia de productos primarios de exportación; que la caída de la tasa de extracción de crudo de campos maduros entregados a transnacionales que se ha echado abajo la iniciativa Yasuní ITT; que se ha impuesto la mega-minería sin potencialidad exportadora. Que se propone al extractivismo como salida del extractivismo, agro combustibles, y transgénicos, para impulsar la productividad; una Matriz Productiva circunscrita a construcción de hidroeléctricas; que el cambio estructural puede profundizar polarización y dependencia de empresas transnacionales de China; que la soberanía alimentaria favorece a consorcios agropecuarios; que el incremento de inversión pública no ha tenido efectos positivos esperados sobre la producción nacional; una industria sin cambios y el sub empleo ocupa más de la mitad de la población Económicamente Activa.

Durante el ejercicio del gobierno ha mantenido respuestas zigzagueantes, ej. Salvaguardias andinas; el gobierno conocía las limitaciones del régimen de dolarización; si se quería salir de la dolarización, el gobierno no aprovechó las condiciones propicias; el código monetario y financiero podría ser camino para evitar crisis.

Y, en síntesis:

  • La propuesta tecnocrática es un intento de modernizar el capitalismo en el Ecuador
  • En los años 70 del Ecuador petrolero “todos los días eran Navidad”
  • En la actualidad es “milagro ecuatoriano” o “el un Ecuador que ya cambió”.
  • Un intento de modernización anacrónico que conduce a un callejón sin salida, alejado de la construcción del Buen Vivir.
  • Una economía fundamentada en la solidaridad y la reciprocidad, y no en la explotación del trabajo y el daño a la Naturaleza.
  • No desaparece la categoría del “capital” y por tanto,
  • Se abren las puertas a la posibilidad de una economía no atada a la lógica del crecimiento permanente.
  • Es una propuesta modernizadora del capitalismo

Estuardo Melo

happy wheels

Related Posts

One Response to CRÍTICAS EXPLÍCITAS Por Estuardo Melo

  1. Estuardo Melo says:

    Del autor:
    Los Ocho años desperdiciados, según aquellos que nos oponemos al comunismo:
    – El gobierno de Rafael Correa manejó los mayores recursos concentrados de las últimas décadas y fracasó en su intento de transformar a la sociedad demócrata y liberal, en un socialismo comunitario al estilo cubano.
    – Fue un proyecto inspirado por Fidel Castro, a través de Hugo Chávez e implementado por correa en tiempo acelerado, sin que ni Castro, ni Chávez o Correa, advirtieran que el sistema que pretendían aplicar había subsistido en Cuba, gracias a la caridad internacional, en Venezuela gracias a la enorme corriente de Petrodólares y en Ecuador gracias al precio del barril de petróleo.
    – En su afán por obtener las metas que estaban señaladas en la hoja de ruta para llegar al comunismo, la propiedad republicana, la extinción del capital en manos privadas, a la confiscación y embargo de bienes, Correa se gastó hasta el último recurso del país, lo endeudó sin control y lo llevó a un punto de quiebre en el que pretende apoderarse de todo cuanto esté en su alcance.
    – No solamente ha sido el incontrolable gasto. Le ha acompañado la desmesurada consecución de créditos y una enorme corrupción que encareció las inversiones, proyectos y contratos de la revolución ciudadana.
    – El País perdió la oportunidad para utilizar ingresos que nunca tuvo, precios competitivos para la exportación, la posibilidad de ejecutar la planificación de su desarrollo productivo, la creación de plazas de trabajo para que las comunidades salgan de la miseria, como fórmulas de equidad y progreso.
    – Hemos sido testigos de un uso indiscriminado de los fondos públicos, sin planificación, prioridades o sustentabilidad. Con inusitado apuro, declaratorias de emergencia, auspiciaron contrataciones directas y corrupción.
    – La falta de transparencia, auditoría y rendición de cuentas se ha manifestado en todos los niveles del gobierno: Legislatura y Comisión de Archivo; Contraloría y Fiscalía unidas en la impunidad; Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, gobiernista e inútil; Cortes de Justicia cooptadas.
    – Obra pública cara, con sobreprecios institucionalizados estimados en un promedio del 30%, como fórmula de estado para extraer dinero de los contratos fiscales. Una auditoría confiable, permitiría establecer la cifra del perjuicio. Un inmenso perjuicio que habría fácilmente llevado al Ecuador al escalón del desarrollo.
    – Donaciones cuantiosas de carreteras, viviendas, productos nacionales a países terceros como si se tratara de un país opulento que no tiene miseria, en contraste con enormes barriadas de caña a las que el gobierno desaloja con saña y crueldad.
    – A más de gastar como nuevo rico, sin planificación, sin medir sus acciones ni pensar en la consecuencia de sus políticas, utilizó dos mil doscientos billones de dólares en muestras engañosas puntuales y propagandísticas para engañar y evitar que los ciudadanos se percaten del despeñadero en el que nos dejan 8 años de correísmo.
    – Antes de que desaparezca del país, la ciudadanía debe obligarle a rendir cuentas por los sobreprecios y la corrupción que ha imperado, del abuso al que sometió a los ciudadanos y de la frustrante actitud de querernos llevar de manera solapada hacia el comunismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *