MENU
Crisis Ecuador flag

by • November 4, 2015 • Estuardo MeloComments (0)1443

CRISIS Por Estuardo Melo

EStuardo meloEs el estado de iliquidez e insolvencia ene que queda sumido un país luego de haber soportado el embate de una administración fallida, plagada de errores de concepto, aplicación de políticas públicas mal estructuradas. Todo, ocasionado por el desvarío de quién, ilusamente, creyó ser capaz de instrumentar un proyecto a partir de supuestos falsos, sin validez real, prejuicios ideológicos y predicamentos sofistas, pasando a experimentar planes inspirados en ensayos fracasados que dieron como resultado sociedades amputadas y autómatas de individuos ideológicamente domesticados.

Crisis que no es más que el resultado esperado de un malgasto ausente de planificación, abundante en recursos mal distribuidos, sin control ni auditoría, realizados en una gestión plagada de casos de corrupción, pues se estima que al menos un 30% de los egresos fue desviado en sobreprecios, obra inútil y corrupción.

Crisis que llevó al país desde un saldo en caja positivo de $230.000 millones recaudados en 8 años, a otro con saldo negativo de casi $50.000 millones de deuda pública y de un crecimiento del PIB del 6%, al – 6%.

Crisis consistente en que la deuda contraída por el gobierno de la Revolución ciudadana, es impagable en el corto plazo porque en circunstancias actuales, el país afronta una caída de ingresos y, al contar con un máximo de $14.000 millones anuales y un presupuesto de $9.000 millones de gasto corriente, cuenta realmente con $5.000 millones para amortización de la deuda, es decir, una crisis económica para los próximos once años, dejando al país desprotegido de contingencias y nueva inversión.

Crisis que fue ocasionada por el manejo irresponsable e imprudente de un gobierno que hizo del gasto un instrumento de propaganda, populismo, demagogia e instrumentación de un plan trasnochado y par contar con liquidez, no dudó en hipotecar la producción petrolera, prendar el oro físico, utilizar la reserva monetaria de libre disponibilidad y endeudar al país a un ritmo de $500 millones por mes, con tasas de interés superiores al 10%. Tampoco dudó en su desesperación, en entregar los últimos barriles disponibles a Malasia, por un anticipo de $2.500 millones, a un valor por barril de $20.

El Presidente ecuatoriano se ha dado modos de evadir su responsabilidad de rendir cuentas tanto del costo de la obra pública cuanto de las condiciones de los créditos contratados ni ha tenido la delicadeza de explicar la forma de pago de la deuda. Lo hizo como si se tratara de dinero de su bolsillo.

Crisis que deja comprometida la producción petrolera, las finanzas públicas, la dolarización, la sustentabilidad de los servicios públicos, la creación de empleo y la operatividad de la administración futura.

De no ser porque todo parece obra de la incapacidad intelectual del gobernante, parecería que fue una confabulación en contra del país, para conducirlo a esa condición crítica en la que pudiera justificar la confiscación de propiedad privada, la equidad salarial, la conformación de propiedad republicana como en Cuba.
Junto al caos económico que propició, la falta de rigor en el manejo y el inmediatismo sin futuro, conviven en estos ocho años de supuesta revolución, el sobre precio de la obra pública, la falta de auditoría y la sensación generalizada de corrupción, junto al atropello de ls libertades y derechos en la libre expresión y administración de la justicia.

Hay clara evidencia de:

– Hidroeléctricas con sobreprecio y la central de 60Mw más cara del mundo;

– Carreteras reacondicionadas sin estudios de tráfico, muchas construidas con 6 carriles innecesarios y subutilizados, la vía Collas a un costo de $10´000.000 por Km, la más cara del mundo;

– Escuelas, hospitales equipamiento e insumos con sobre precio y sin auditoría;

– Proyectos inútiles sin auditoría de gestión: Aromo, Monteverde, Terminales aéreas;
– Edificios vacíos: Montecristi;

– Universidad Yachay, símbolo del despilfarro;

– Donaciones a terceros países.

Un escenario de suicidio político gradual, con protesta callejera, opositores que le dicen en su cara la situación que pretende desconocer, silencio al requerimiento de respuestas.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *