MENU
los otros

by • October 23, 2014 • Estuardo MeloComments (0)850

CONTROL POLÍTICO por Estuardo Melo

EStuardo meloPaulatinamente los ecuatorianos hemos sido sometidos al acatamiento de nuevas normas que a partir de la nueva Constitución Política fueron creadas para ejercer dominio político a individuos y grupos que pasan a ser acorralados, como los jueces que no pueden ejercer a plenitud sus potestades, derechos y libertades. Un control que ha llevado a la población a una sumisión casi servil, tiene como finalidad la aplicación de las políticas y decisiones que emanan del grupo que gobierna, para obtener sus objetivos ideológicos propuestos desde la óptica del socialismo del siglo XXI y la transformación ideológica impuesta por Hugo Chávez, con inspiración en el Castrismo cubano, en claro atentado contra la soberanía y autodeterminación del pueblo.

A través de la nueva normativa legal se ha logrado entrampar diversos grupos de personas en “guettos” en los que son monitoreados, examinados, calificados y desechados, al estar sujetos a la égida de escrutadores constituidos en tribunales especiales listos para sancionar y corregir los desvíos de masas amaestradas.

Han creado, gracias a su hegemonía en la Asamblea Nacional, diversos instrumentos legales y reglamentarios para conseguir sus objetivos.

La “Ley de Comunicación”, ha generado un ambiente punitivo para ejercer el periodismo, auto censura, temor por exponer el pensamiento y libre opinión, el ejercicio de réplicas per “c”, forzando a exponer las contradicciones como última palabra o como verdad absoluta. Una réplica que es impuesta unilateralmente desde el lado oficialista, de corte absolutista. La Ley que debería estar vigente, como defensa de ese derecho humano conculcado debía ser la “Ley de defensa de la Libertad de Expresión”, formulada en defensa contra el autócrata. La nueva Ley de comunicación mantiene a la Prensa, al Periodismo y a todo aquel que tenga un pensamiento disidente del poder, contra la pared, con su propaganda, sus cadenas y calificativos burdos, además de un “Estado de Propaganda” con el que el gobierno copa y molesta en los pocos espacios de difusión libre. Un periodismo acorralado, que en buena lid, debería salir de la circulación y el aire, negándose a ejercer sus principios profesionales, por falta de garantías.
La “Ley de Control del Poder del Mercado”, pretende reemplazar a la ley de la oferta y demanda y el libre juego del mercado, que operan en la fijación de costos de productos y sus calidades. Esta nueva ley pretende incidir en la libertad que tiene las personas al optar por sus preferencias como demandantes de bienes y servicios, por una parte y en quienes producen y ofrecen, que son los que cuidan las diversas fases de producción, costeo, estándares de calidad, distribución y búsqueda de la preferencia del público para poder competir con éxito. Emitieron la Ley, con el pretexto de controlar monopolios, cuando es sabido que la expansión de una empresa generalmente se debe al buen nivel de gestión diaria de su producción y presencia en el mercado.

La “Ley Orgánica de Educación Superior”, somete a los estudiantes graduados de Colegios fiscales y particulares, que en su mayoría se educan en planteles fiscales y que deseen ingresar a Universidades públicas exámenes con formatos desconocidos por ellos, preparados por la “entidad rectora” que prácticamente invalida su título de bachiller y somete a todo el grupo etario a restricciones, categorización y cupos para su ingreso al tercer nivel. También obliga a los profesores universitarios a obtener grados doctorales aun que estos no tuvieran relación con su tarea pedagógica. No valoran la experiencia y conocimiento auto didacta, que podría ser acreditado. En cuanto al pensum para la formación en pregrado, su intervención es tal que la autonomía universitaria ya no existe. Los Rectores y Decanos, sienten sobre sí un poder de personas poco calificadas para definir sus propias competencias.

La “Ley de Educación intercultural”, no define posibilidades o alternativas para quienes tienen interés en especialidades técnicas intermedias y pone énfasis en la educación de tercer nivel para todos, quiéranlo o no. Propone además evaluaciones a los maestros como parte de la enfermiza necesidad que tienen para ejercer el control político sobre ese grupo.

La Ley de aguas, es vista como la mano en la llave del suministro del líquido vital. En un momento alguien propuso hasta un impuesto por el uso del agua de mar. Quienes han tenido derecho al uso ancestral de las fuentes de agua dulce, son parte del grupo que la Ley pretende controlar. Tomando en consideración que los Andes ecuatorianos son fuente inagotable del recurso que se condensa en las altas montañas, producen nieve eterna, humedales y páramos, las fuentes que se pretende controlar son abundantes, pero pasarán a ser restringidas y controladas por esta Ley. Quién podrá decir qué controles van a ejercer legalmente, cuando los ríos orientales pasen a territorio peruano o colombiano, para uso y provecho de otros?

Otros grupos seriamente afectados por restricciones de Ley que son parte de ese Control Político, son los comerciantes, importadores, productores (de productos exportables) camaroneros, grupos pesqueros, agricultores, gobiernos seccionales supuestamente autónomos, a los que se les ha impuesto “Superintendencias” que se constituyen en tribunales especiales prohibidos por la Ley que una vez instaurados funcionan como comisarías que controlan, suspenden, multan, retiran permisos de operación y crean una clara sensación de restricción de libertades.

Un Estado que mantiene bajo su control a todos y cada uno de los ecuatorianos, que con la nueva Ley Penal, restringe y penaliza las actividades profesionales y que pretende llevar al país a un destino unívoco, autoritario y absolutista, debe suscitar la reflexión de personas que aman la libertad y el libre albedrío para tomar sus decisiones. Se preguntarán todos, para qué y cuáles son las intenciones que subyacen bajo esta percepción.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *