MENU
crisis comite

by • January 7, 2016 • Estuardo MeloComments (3)1045

COMITÉ DE CRISIS Por Estuardo Melo

EStuardo meloEl presidente Correa terminará gastándose el equivalente de $20.000 de cada ecuatoriano en una gestión dudosa, desordenada y casual que desperdició la oportunidad de inversión real de 300.000 millones de dólares entre fondos propios y crédito que si hubiera sido planificada y sistemática bajo un esquema de desarrollo económico y productivo armónico bien ejecutado, habría proyectado al país hacia una situación de mejoramiento real.

Qué habría sido del país, si de esos 300.000 millones, 50.000 se habrían invertido en la producción a través de una banca de desarrollo.

Pero obcecado en llevarnos hacia un capitalismo de estado, no pensó que la equidad pudo lograrse en base a la inversión productiva y la creación de plazas de trabajo, en vez de incautar y repartir riqueza ajena.

Muchas veces mencionó que lograr la igualdad no era por falta de recursos económicos, sino porque esos recursos estaban en pocas manos.

Nunca pensó en generarlos, sino hacer lo que es el ideal de todo comunista: repartir lo ajeno. Por eso dijo que la revolución no podía quedar inconclusa. Le faltó pronunciar la palabra mágica: “EXPRÓPIESE”.

En cualquier caso y para lamento de los ecuatorianos, en el proceso vivido por 9 años lo único que logró fue exterminar con todos los fondos disponibles y sobre-endeudar al país, dejándolo de paso sin opción de uso del petróleo como principal recurso económico del país y con el sistema de Seguridad social tambaleante.

A partir del 2016, el ecuador podrá contar únicamente con 15.000 millones de dólares provenientes de los impuestos de los cuales 9.000 serán utilizados para gasto corriente.

Ante ese panorama el presidente que no dudó en hacerse modificar la constitución para eternizarse en el poder, pide no ser tomado en cuenta para postularse el próximo período.

Es la mejor prueba de reconocimiento de la catástrofe económica que creó y que se niega en administrar una bancarrota.

En ese penoso escenario, resulta obvio suponer que los ecuatorianos no estamos para soportar experimentos, personalismos o postulaciones que no garanticen la sobrevivencia digna del país y un futuro con certezas.

Si permitimos el engaño de hace 9 años y nada puede hacerse ahora más que exigir el juzgamiento político y legal que determine las graves infracciones de un régimen que auspició la inestabilidad del país.

El país está liquidado. Una devastación similar a un desastre natural, con la diferencia, que fue provocado de la mano de un mal gobernante. Devastación que demorará al menos 10 o 15 años para ser remediada.

Nadie puede pedir al nuevo gobernante que afronte otra cosa que no sea sentar las bases para corregir todas las anomalías. Es una tarea de construcción colectiva, empeño y sacrificio, al daño irremisible de la estructura del Estado.

No se podrán pedir obras ni aportes gubernamentales ni para emergencias, porque todo el recurso deberá dirigirse a tan irrazonablemente adquirida deuda pública, que significa 2.300 dólares por habitante.

Es una tarea equivalente a un plan Marshall, para reconstruir el país.

Pero la devastación tiene un nombre: Rafael Correa, si obcecación, sus odiosidades y resentimientos lo llevaron a esa situación.

Si alguien se pregunta por quién votar, seguramente no va a ser por los mismos coautores, cómplices y encubridores del daño caudado.

Tendrán necesariamente que hacerlo por un grupo de trabajo que surja de la convergencia política con personas que tengan plena conciencia de la situación y que puedan ofrecer soluciones de consenso y largo plazo.

El próximo período tendrá que dedicarse a desmantelar al correísmo, a efectuar un juzgamiento de las actuaciones, una auditoría del gigantesco gasto, a re-institucionalizar la democracia, el régimen republicano y principalmente a elaborar un plan nacional de desarrollo del país, que pueda ser aplicado de manera sistemática por los sucesivos períodos administrativos.

Un comité de crisis que evalúe el daño, conforme grupos de trabajo para analizar soluciones y un gabinete ministerial con funcionarios de idoneidad probada.

Un gobierno que marque la diferencia frente a los diez años de desgobierno y populismo, que tenga respaldo de asambleístas capaces de fiscalizar los actos del gobierno y discutir los cambios que el país requiere.

happy wheels

Related Posts

3 Responses to COMITÉ DE CRISIS Por Estuardo Melo

  1. Pepe says:

    Y sobre todo que no haya perdón y olvido para los causantes de esta crisis, y del gran daño físico, económico y moral causado a miles de funcionarios patriotas que fueron despedidos como deshonestos e incapaces, sin nunca demostrar nada, solo generalizaban en cadenas que habían sido investigados por una oficina de inteligencia. La verdad, ahora se conoce, estos funcionarios por su capacidad y honestidad eran un estorbo para los verdaderos delincuentes en sus ansias de saquear el estado.

  2. Gerardo Niquinga Castro says:

    SOCIALISMO “SIGLO XXI” HIJO PUTATIVO DEL NAZI HITLER… ESTE GOBIERNO CUMPLIRÁ SU PALABRA QUE VERÁN OTRO ECUADOR… SI DE LA MISMA MANERA QUE HITLER CUMPLIÓ SU PALABRA, DIJO:… “DENME DIEZ AÑOS VERÁ UNA ALEMANIA DIFERENTE…”; ES VERDAD, BASTA RECORDAR COMO QUEDÓ ALEMANIA AL FINALIZAR LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL. ASÍ QUEDARÁ ECUADOR EN SU ECONOMÍA AL FINALIZAR ESTE RÉGIMEN… DESTRUIDO… HECHO CISCOS… POLVO Y CENIZA EN LOS BOLSILLOS DE LOS ECUATORIANOS; Y… LOS CHINOS BIEN NO MÁS DUEÑOS DE LO QUE HAN IMAGINADO ES HACIENDA GRANDE DE GOBIERNO

  3. Holger Martínez N. says:

    Un gobierno, como el dirigido o presidido por algún político antiguo o actual? .. podría Ud. sugerir algún nombre ?

    Slds.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *