MENU
Punga

by • September 2, 2015 • Estuardo MeloComments (0)6319

CLAROS INDICIOS DE CORRUPCIÓN Por Estuardo Melo

EStuardo meloResulta desagradable exponer estos asuntos ante la opinión pública, pero es nuestro deber desnudar las graves falencias del poder. Para facilitar su comprensión, es mejor enumerar y explicar con sencillez cuáles son los indicios que permiten afirmar que la corrupción campea en el ejercicio de la actividad pública del Ecuador.

1. Durante casi nueve años ha funcionado en el país, un gobierno con poder Absolutista, Autoritario y Totalitario, dueño de la verdad, que impuso su mayoría política a fuerza y copó todas las funciones del Estado, ejerciendo un control político total.

2. Ese gobierno de manera excepcional tuvo en sus manos ingresos por dos cientos treinta mil millones de dólares. ($230.000´000.000) Cifra que ni los últimos períodos presidenciales juntos pudieron haber soñado en canalizar.

3. Desde sus primeras actuaciones el grupo gobernante denotó una ansiedad enfermiza por aprovechar de su situación de privilegio, para tratar de obtener usufructos a partir de acciones de Estado: Traga-cheques, Pati-videos (operación de pago seguros de bonos con Venezuela), Contratos de Fabricio Correa, etc.

4. La preferencia del gobierno se enfoca hacia la construcción de Mega Obras, con Mega presupuestos, Mega Créditos y a la vez, operaciones opacas, de las que el país desconoce detalles en que se realizaron las transacciones. (V.gr. Créditos chinos, repago con petróleo, etc.).

5. Durante los últimos nueve años, la acción fiscalizadora de Contraloría, de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea (archivo), o peor del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, ha sido efectiva o ha tenido algún interés por establecer el costo real de las millonarias inversiones y contratos, a pesar de las permanentes denuncias.

6. Se han suscrito contratos con empresas que fueron procesadas en sus propios países por acciones ilegales, perjuicios millonarios y funcionarios corruptos: Empresas chinas, Odebretch, PETROBRAS, Cardno-Caminosca entre otras.

7. Esas empresas han basado su sistema de contrataciones en un modus operandi pre-pago, tanto para la adjudicación de los contratos, cuanto para allanar los problemas de ejecución, es decir un manejo abiertamente corrupto.

8. Por otra parte, existe un claro sobreprecio en los montos de la contratación pública, que se hace más evidente en los grandes contratos. Hidroeléctricas con costos que superan el 70% de su valor real; Carreteras, viaductos y puentes que duplican su costo, tanto en la propuesta cuanto en las obras adicionales y costo final; insumos, equipos médicos para hospitales. (Ejemplo Hospitales rodantes, ambulancias, equipos de alta tecnología para diagnóstico), que son las mayores inversiones del gobierno. V.gr. Mientras una supercarretera de 6 carriles en México cuesta $2´000.000 por cada Kilómetro, en Ecuador la autopista Santo Domingo Quevedo de similares características, costará más de cuatro millones de dólares por Kilómetro.

Junte usted todos estos insumos:

– Gobierno autoritario que no rinde cuentas,

– Contratistas que tienen un historial corrupto y modus operandi pre-pago,

– Costo de obras, contratos e insumos con sobreprecio

– Doscientos treinta mil millones de dólares, a total y absoluta disposición de un gobierno sin control de cuentas.

Para que se encuentre perfectamente razonable la duda sobre la honestidad de los administradores, que configuró el millonario cocktail denominado CORRUPCIÓN, con mayúsculas. El cuento del gato despensero.

Todos los contratos ejecutados por el gobierno, adolecen de los mismos defectos:

– Sobreprecio,

– Opacidad de la contratación y,

– Empresas corruptas y/o extorsionadas por el sistema imperante.

– Dinero en abundancia, hasta para regalar.

Esto lleva a deducir que fue una práctica generalizada, como la protagonizada por María Esperanza Galván en el delito de cohecho. Esperanza declaró que en efecto pidió al contratista $800.000, pero que antes ya habían pagado el 10%. Se corrobora en declaraciones del Presidente de la República, sobre esto como una práctica generalizada. (Francamente no sé cómo pudo admitir semejante aserto)

Al parecer, los millonarios montos contratados, especialmente los que superan los cien millones de dólares, han sido negociados con devolución por parte del contratista, deducido del sobreprecio, a la fecha de entrega del anticipo en unos casos y a la fecha de la contratación si la obra hubiera sido atada a créditos internacionales. Aceptación del contrato de crédito y construcción, versus pago del cohecho.

También hay corrupción en contratos con montos menores. En esas contrataciones operan dos cohechos. El 10% del valor para garantizar la adjudicación y el 1% para elaborar los pliegos sin errores, o pago al intermediario.

También hay negociaciones que se realizan en el despacho de las más altas autoridades, como las concesiones de telefonía. Es fácil deducir que las cifras de los montos concesionados pueden subir o bajar dependiendo de la oferta colateral y el interés del concesionario por conseguirlo.

A la Contraloría General del Estado se le hace difícil encontrar los indicios, porque generalmente examinan documentos y registros y la corrupción ni se documenta ni registra. Son pagos en efectivo muchas veces en el exterior, en cuentas cifradas, (como las que fueron denunciadas por Andrés Páez), pero muchos quedan en el país escondidos en caletas particulares, que van siendo invertidos o bancarizados con cautela por los beneficiarios de la corrupción. Ellos tendrían que armar grupos de investigación tipo SIC, (Servicio de Investigación Criminal) para obtener declaraciones bajo interrogatorios tipo tortura, porque lagarto que traga no vomita. Lo que si pueden establecer con precisión los equipos de auditores de la Contraloría, es los volúmenes de obra y los precios unitarios contratados, para lo cual cuentan con planos del proyecto, actas de fiscalización, protocolos de medición, auditoría contable y la obra en sí. También se cuenta con costos internacionales estandarizados por unidad producida.V.gr. Mega-watios instalados, kilómetros de vías, Metros cuadrados de construcción, cotización de equipos, etc.

Los montos marginados por la corrupción, son difíciles de calcular, especialmente los valores reales contratados por el gobierno no son publicados. Pero si se pudiera contar con una cifra de las contrataciones, se le podría aplicar el 30% al valor total que coincidiría en primera instancia con el perjuicio.

Si el valor total con que contó el gobierno fue de dos cientos treinta mil millones de dólares, y el valor promedio de gastos corrientes fue de nueve mil millones anuales, se puede configurar una cifra en contratación y obra pública de ciento setenta y ocho mil millones gastados. El 30 por ciento de ese valor, es decir, Cincuenta y tres mil cuatrocientos millones de dólares marginados por la corrupción, un valor fuera de todo pronóstico.

Parecería que la intención inicial de contar con fondos abundantes, provino de la necesidad de invertir en el proyecto político y la conformación de comités y grupos afines. Pero la ambición fue carcomiendo la idea inicial y fue a parar a los bolsillos de los adláteres.

Es tan inmensa la cifra que es muy probable que sea irreal, pero lo que sí es seguro es que la operación sobreprecio funcionó a la perfección. Lo que queda, es intentar recuperar esos valores esquilmados al país, especialmente para los ecuatorianos sumidos en la miseria.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *