MENU
Carta a un amigo

by • September 18, 2012 • Gustavo Rivera SoastiComments (0)1420

Carta a un amigo… Por Gustavo Rivera Soasti

Rivera-Soasti1-150x150Gustavo Rivera Soasti

Tú, mi querido amigo, eres un ser único y por esta característica, exclusivamente tuya, se genera tu condición de individuo.

Entre tú y yo existen diferencias que nos caracterizan y SINGULARIZAN, determinándonos, como a cada uno de los seres humanos, al igual que a ti y a mí, como seres ÚNICOS.

Al ser cada uno de nosotros únicos, por esencia y por definición, SOMOS DIFERENTES. Esta DIFERENCIA es la que nos hace definitivamente DESIGUALES.

Es tan determinante este hecho, que aunque tú y yo lo acordásemos, o nos lo IMPUSIÉSEMOS o, lo que es peor, NOS LO IMPUSIERAN, JAMAS SEREMOS IGUALES.

Si todos los seres humanos somos DESIGUALES POR NATURALEZA, debemos concordar en que NUESTRA DESIGUALDAD se da porque cada uno de los hombres tenemos DIFERENTES CAPACIDADES. Siendo así, es fácil de entender porque, en todo conglomerado humano, existe desigualdad.

Hay algunos, como tú, que por TU ingenio, TU trabajo, TU creatividad, TU inteligencia, TU esfuerzo, SOBRESALEN SOBRE EL RESTO; y, por esto, tú no eres igual a otro. Tu desigualdad, es una consecuencia de tu condición humana y sería INJUSTO que a ti, que has sobresalido gracias a TUS CAPACIDADES, simplemente, se te tilde de avaro o de ambicioso o, lo que es peor, de pelucón.

Por otro lado, una característica, intrínseca de tu condición humana, es la de que ERES LIBRE.

Entonces, si estamos de acuerdo en que somos esencialmente desiguales y, además, concordamos en que todos los seres humanos somos libres, debemos también concordar en que sólo el pleno ejercicio de la libertad hará posible que las capacidades propias, de cada individuo, sean aprovechadas, principal y únicamente, por el titular de esas capacidades singulares y personales, derivadas de su calidad de SER HUMANO LIBRE.

En consecuencia, la desigualdad será justa, cuando los individuos, en pleno ejercicio de su libertad, TENGAN el legítimo y privativo goce del fruto resultante de la aplicación de sus SINGULARES Y PROPIAS capacidades.

Lo que normalmente sucede, mi querido amigo, es que, a pretexto de buscar e IMPONER igualdades, se entronizan, en el control o en el poder, parásitos que viven del resto; y es, precisamente, a estos parásitos, a quienes más les interesa que existan seres vulnerables, al igual que les interesa convencernos de que lo más justo es IMPONER IGUALDADES FORZOSAS, inclusive, sacrificando la libertad del individuo.

Si me he tomado algún tiempo en escribirte, es porque te considero un ser humano ÚNICO y porque, tú y yo, LIBREMENTE, SIENDO DESIGUALES, somos amigos, lo que nos ha llevado, siempre, a convivir y disfrutar de nuestra DESIGUALDAD CON JUSTICIA.

Tu amigo de siempre…

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *