MENU
Correa tesoro

by • September 15, 2015 • Adrian ZabalaComments (0)1806

CAÍDA Y LIMPIA Por Adrian Zabala

Adrian-Zabala-150x150-¡Mi tesorito!
-¿Qué cosita?
-¡Siguen haciendo cola para ir de compras a Ipiales, los pelagatos otra vez van a marchar el 16, el Cotopaxi, el Tungurahua y el Reventador siguen jodiendo con erupcionar, y dicen que hasta el fenómeno de El Niño viene emputadísimo!
-¡Qué mierda, ya nadie me obedece, ya nadie me respeta, ya nadie se me arrodilla, ya nadie me tiene miedo, todos quieren hacer lo que les da la gana!
-¡La plena tesorito, ya perdió todos sus súper poderes!

El mayor tesoro de la revolución ciudadana se encuentra empeñado en mandarnos a la casa de la gaver; no hay día en que algún humilde parroquiano no sea linchado por el aparato de comunicación de los hermanos Alvarado. Hasta el mismo líder de oropel se manda tremendas letanías que dejan en la mismísima calle a todos los que considera sus enemigos, a esos a los que llama: conspiradores, golpistas, desestabilizadores, vende patria, solo por el hecho de decirle que es una soberana pendejada como economista, por esa pequeñez se cabrea.

El tesoro nacional dice que toditos los problemas que nos han caído encima son por culpa del dólar. No hay cosa en la que el billete de los gringos no esté metido, ha tenido la culpa hasta de que los pelados se dedican a consumir drogas duras. Si tuviéramos moneda propia, chucha, ahí verían lo que es bueno: todo barato, nada de pelados volando, nada de adolescentes embarazadas, nada de delincuencia, nada de desempleados, perchas llenas, hasta la corrupción descendería porque los sobreprecios serían en moneda local y no en dólares. Así alcanzaríamos el ansiado buen vivir y la felicidad eterna, y al Federico Ehlers le concederían el premio Nobel de la Paz (por la paz alcanzada por su meditabundo espíritu).

Según el señor canciller subrogante, que fue barajado olímpicamente de los diálogos entre las señoras cancilleres de Colombia y Venezuela por pedido del tesorito lindo, la riqueza no hay que crearla para que sea redistribuida. Dice el descolado, que la riqueza se acumula en pocas manos y por esa razón hay que arrancharla para con infinito amor entregarla a los pobres al estilo de Robin Hood. Entonces, debemos comprender que aún vivimos en un estado feudal en el que los propietarios de la tierra nos permiten el uso de su propiedad a cambio de pagar enormes impuestos, sometimiento absoluto, leyes que solamente benefician al señor terrateniente, y si existiera alguna queja de los siervos la gente armada a su servicio daría garrote a todos los revoltosos. Sí, el señor canciller de mentiritas tiene razón, así mismo es nuestro país.

Recién ahora nos damos cuenta de por qué mismo El Quisquilloso empeño nuestro oro. Él tuvo que darnos luces para que nos avispemos y entendamos como es la movida: ese oro no servía para nada metido en las bóvedas del banco central, tampoco hay que preocuparse si se pierde y los gringos prestamistas se quedan con ese inútil metal dorado. La cosa es sencilla. La” imagen del señor presidente de la república es el tesoro más grande que tiene la revolución ciudadana”, afirmación salida de su propia boca, y como la revolución ciudadana ganó las elecciones representa al país, y como el país es propiedad de El Endiablado, entonces, tenemos reservas para largo.

Los precios del petróleo se desplomaron por que los mala gente de los gringos quieren hacerles la casita a los patrones de las revoluciones bolivariana y ciudadana. Los malditos imperialistas no toleran el enorme éxito de estos dos gigantes de la patria grande, héroes del sur-sur. Ellos que con su infinita sapiencia han logrado crear milagros económicos en los que nada tiene que ver que hayan disfrutado por muchos años de un precio del petróleo por las nubes y pudieran disponer de miles de millones de dólares para despilfarrarlos alegremente. Siempre de los siempre, los gringos nos han jodido, nos han quitado la viada, nos han bajado del pedestal por purita envidia, eso dicen los revolucionarios socialistas del siglo XXI. Si no fuera por los gringos la cosa sería color de rosa. El Ecuador y Venezuela serían potencias económicas, sociedades desarrolladas, con ciudadanos felices con los bolsillos llenos a los que se les pudiera arranchar la riqueza mal habida. Pero ya qué, lo bueno dura poco para los pobres. No se logró realizar el gran sueño.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *