MENU

by • October 4, 2012 • Adrian ZabalaComments (0)618

BORRA Y VA DE NUEVO

 

¿Qué pecado tan grande cometimos los ecuatorianos para recibir este castigo? ¡No puede ser! Cuatro caritas quedan para correr por la presidencia de esta “No República”.

El Irresistible, que representa a la izquierda de derecha, quiere seguir en la teta unos añitos más; dice, que va a radicalizar su revolución, lo que significa que le gustó vernos la cara de giles. Está convencidísimo de que tiene la reelección asegurada, claro; con CNE propio cualquiera. Según sus asesores, los escándalos de corrupción protagonizados por algunos de sus más cercanos panas, no influirán en los resultados. Como somos ciegos, sordos y mudos, han de pasar no más de agache. Total, memoria frágil es la que tenemos en el Ecuador. Así dicen; pero, del dicho al hecho, hay mucho trecho.

Un banquero buena gente, auspiciado por un banco con nombre de ciudad tropical, quiere darnos la oportunidad de ser ecuatorianos, cosa que no hemos podido ser desde hace muchos años. Él es un nuevo mesías, nos ofrece la dicha que nos has sido negada, solo hace falta votar por él y todo cambiará, estaremos en el mismísimo paraíso terrenal. Todos cumpliremos nuestros sueños. El problema es que nos toca empezar de cero; nada de lo que hizo o dejó de hacer la revolución, sirve para un carajo. ¡Quitarán de hay!

A cincuenta dolaretes el bono de la pobreza, cama, dama y chocolate. Estudios para todos, negocios; riqueza y prosperidad nos esperan a la vuelta de la esquina ¡Él sabe cómo hacerlo!

¡Yo también se cómo…! ¡Y no digo nada!

De un revolucionario neo socialista, vamos a pasar a un banquero de derecha que heredará todos los poderes acumulados que regala la constitución de los ecologistas infantiles. ¡Chanfle…! ¿Será posible que los ecuatorianos nos dejemos tentar por el diablo una vez más?

El tercero, es el representante de la izquierda más radical y combativa, esa que no le gusta para nada el capital ni los empresarios y le da más derechos a las hojas de los árboles que a los pobres cristianos. Este pana, en cambio, ofrece una revolución seria, de verdad, nada de pendejadas, ni de medias tintas. ¡Jesús…! Si la que tenemos es de mentiritas, como será la mera, mera. ¡Uy, no! ¡Paso, paso! Más claro, el flaquito quiere ganar para terminarla de embarrar. Y tiene seguidores, los mismos que nos encamaron con el que nos robó el corazón y ahora nos hace sufrir, esos que están arrepentidos, que dicen que se equivocaron, que el man no era así, buena persona era. ¿No estarán equivocándose de nuevo?

Y el último, pero no menos importante, es un ex coronel golpista y derrocado. Que salió soplado en un helicóptero, y de paso se fue de muelas. Quiere seducir con un discursito conciliador, de unirse para salvar otra vez a la patria. El ha de ser  de centro, supongo. Ya probó las mieles del poder, pero se empalagó y metió las de andar. Ahora sabe que a los  parientes hay que dejarlos en la casita, encerrados bajo llave, para que no hagan quedar mal. Ojalá haya aprendido la lección y se supere. ¡Trotando, trotando, al poder se va llegando!

Ese es el panorama pre-electoral, candidatos para escoger. Ni uno solo para elegir. ¡Maldita suerte! Mejor sería que  el Sunday Walls lance una moneda al aire y vaya eliminándoles hasta que quede uno solo, tendría la misma “legitimidad” que ir a botar la plata en elecciones. Total, lo único que cambia es el apellido, todos son iguales. El mismo discurso de cambio, de un país más chévere para todos, que yo si cumplo, que yo si se cómo se hace, que soy honradísimo. La misma vieja película. Por lo menos, el cara o cruz, nos salvará del chuchaqui moral y de tener que discutir en la mesa del comedor, culpando a los parientes por haber votado por semejante bestia. Que el destino y la fortuna decidan, a nosotros se nos hace un poquito difícil.  A lo mejor salimos favorecidos.

 

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *