MENU
Amnesia

by • April 21, 2016 • Estuardo Melo, UncategorizedComments (2)1192

¿AMNESIA? Por Estuardo Melo

EStuardo meloEl Presidente, luego de auto convencerse que la única solución que le queda al Ecuador es profundizar su endeudamiento, a sabiendas que cada mil millones de dólares que consiga, significa un año que se acumula a la recesión ocasionada por su endemoniada, desprolija y absurda forma de gobernar.

Al menos cuarenta años condenados al pago de la billonaria deuda, con una recaudación comprometida y franca recesión. Un país sin ingresos, endeudado hasta el cuello.

Desde su cumpleaños 54 y tal vez antes, abandonó ya su gestión presidencial fallida de 9 años  entre aparentes festejos, fuga, supuesta promoción del turismo, aportes conceptuales cargados de sofisma, trabalenguas semánticos y amnesia y disfunción cognitiva de la crisis nacional, que según él sus interlocutores internacionales ignoran.

En su virtual deserción, le sorprende la terrible emergencia de un terremoto, en el que al menos medio millón de compatriotas, queda sin techo, sin trabajo, sin recursos, sin posibilidades de alimentar a su prole, ni capacidad de enterrar a sus muertos y regresa a mostrar su cara compungida y su discurso vacuo.

Serán al menos seis meses de penuria que deberán ser asistidos con techo, alimentación, cuidados médicos y seguridad, mientras la burocracia hipnótica se decide a poner en marcha algún cuestionable y maltrecho plan de apoyo.

Pero la comunidad nacional, que reaccionó solidaria y directa en apoyo a las víctimas del terrible desastre, está vigilante de las acciones que el gobierno ejecuta y el gobierno lo sabe. No habrá más tolerancia para la ineptitud ni el yerro. Peor para la ineficacia del uso de los exiguos fondos, para el beneficio de las comunidades afectadas.

Son tres las tareas que el gobierno, por inepto que fuera, deberá enfrentar:

  1. El rescate de personas vivas, la extracción de cadáveres, su identificación y la remoción de escombros. Un rescate respetuoso y experto de personas que murieron atrapadas en las estructuras colapsadas, su identificación y cremación.
  2. El cuidado y apoyo a los damnificados con y sin techo propio. Erección de campamentos semi-permanentes, con todas las ayudas que esa población requiera. De ser posible, carpas familiares, comedores, cocinas comunitarias, áreas de aseo, que cuenten además con seguridad y apoyo logístico de ropa y recreación, asistencia psicológica y atención a infantes. Instalaciones que se mantengan en servicio por lo menos seis meses.
  3. La estructuración de un plan de recuperación económica para la zona del desastre, que no signifique gasto sino inversión.

El periplo del Presidente promocionando al País junto a un documental, quedó virtualmente inutilizado y desprestigiado, al conocerse que el sismo dejó atrapados a turistas en hoteles mal edificados. (Quedó en evidencia también, lo precario del nivel en cuanto a instalaciones, infraestructura y servicios de esas poblaciones).  En mucho tiempo, nadie podrá ni querrá llegar, porque lo que cualquier persona que demanda de esos servicios, es seguridad. Una seguridad que en los últimos tiempos se mostró por decir lo menos, vulnerable.

El país, cuya economía  está en igual estado de devastación que aquellas pequeñas ciudades turísticas junto al mar, no está en posibilidad de cubrir, como lo hizo Chile, en similar situación. Como era de esperarse, al presidente lo único que le queda es contratar más deuda, aun si esta fuera no reembolsable.

Si bien lo urgente son los dos primeros aspectos reseñados, en el mediano y largo plazo, la obligación del Gobierno Nacional es recuperar la actividad económica del lugar en un tiempo prudencial y ofrecer la población local que sobrevivió, subsistencia y trabajo digno, principalmente en lo que ellos conocen de sobra, prestar servicios a las instalaciones turísticas.

Entonces, lo único que puede tener alguna cabida, es la posibilidad de invertir en grandes proyectos de turismo, para el consumo general y para los trabajadores chinos, y los inversionistas de su país, obtener una oferta de recursos para construir y poner en servicio una oferta de habitaciones y facilidades para turismo y vacaciones. No como un nuevo crédito, sino como inversión empresarial y administración.

El país, al no tener reservas de ninguna clase, al tener hipotecada la producción petrolera por al menos cinco años, al no ser un sujeto de crédito, lo único que puede hacer es concesionar proyectos, para que extranjeros inviertan, recuperen su inversión y en un tiempo prudencial dejen su lucro a los ecuatorianos quienes en ese tiempo, al menos tendrán trabajo en las nuevas instalaciones edificadas.

Finalmente, nuestro mar, a pesar de los problemas tectónicos y telúricos, sigue siendo una bella alternativa para disfrutar de tiempos de solaz, los frutos del mar seguirán ahí, el espectacular clima tropical continuará por mucho tiempo invariable.

Pero todo depende que el gobierno no lo vuelva a arruinar todo. Que los planes sean razonablemente factibles, que haya honradez y ética en el manejo de la recuperación económica y que no le sirva a este mal gobierno, para aparentar lo que no es.

Amnesia

 

 

 

happy wheels

Related Posts

2 Responses to ¿AMNESIA? Por Estuardo Melo

  1. xavier davalos says:

    todo lodicho es razonable y podría ser realizado, pero no por este gobierno, simplemente tiene otra agenda……………….

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *